Image for post
Image for post

Protegiendo a su Comunidad

Contra la Minería y Otras Operaciones Extractivas

Una Guía para la Resistencia

2a Edición — 2016

por Carlos Zorrilla

con Arden Buck y David Pellow

1

Contenido

Introducción …………………………………………………………………………………………………………………….. 1

1. Acerca de la Actividad Minera …………………………………………………………………………………………. 3 1A. Definiciones ……………………………………………………………………………………………………………. 3 1B. Pasos Típicos del Proceso Minero ………………………………………………………………………………… 4 1C. Extracción con el Apoyo del Gobierno ………………………………………………………………………….. 6 1D. Impactos de la Actividad Minera …………………………………………………………………………………. 7 Impactos ambientales ………………………………………………………………………………………………………….. 7 Impactos para la salud ………………………………………………………………………………………………………….. 9 Impactos sociales ………………………………………………………………………………………………………………… 9 Impactos económicos …………………………………………………………………………………………………………. 11

2. Cómo resistir ……………………………………………………………………………………………………………… 12 2A. Prepárese ……………………………………………………………………………………………………………… 13 Primero la prevención (¡actúe con rapidez!) …………………………………………………………………………. 13 Tenga un plan ……………………………………………………………………………………………………………………. 14 Recopile la información ………………………………………………………………………………………………………. 14 Tome mediciones y fotos de línea de base ……………………………………………………………………………. 16 Proteja sus tierras ………………………………………………………………………………………………………………. 17 2B. Cree Oposición Local ……………………………………………………………………………………………….. 17 Organícese ………………………………………………………………………………………………………………………… 17 Informe a la comunidad ……………………………………………………………………………………………………… 19 Trabaje duro con el gobierno local ……………………………………………………………………………………….. 20 Consiga apoyo financiero ……………………………………………………………………………………………………. 21 Genere alternativas económicas ………………………………………………………………………………………….. 21 2C. Establezca Alianzas y Organícese a Nivel Mundial …………………………………………………………. 21 Comience con alianzas locales …………………………………………………………………………………………….. 22 Amplíe rápidamente sus alianzas …………………………………………………………………………………………. 22 Haga una campaña en el país de origen ………………………………………………………………………………… 23 2D. Utilice la Ley y el Proceso Político ……………………………………………………………………………… 25 Demandas y recursos de inconstitucionalidad ……………………………………………………………………….. 25 Referendos / consultas locales …………………………………………………………………………………………….. 26 2E. Impugne y Retrase el Proceso ……………………………………………………………………………………. 26 Aproveche sus errores. ……………………………………………………………………………………………………….. 26 Impugne y retrase los TdR …………………………………………………………………………………………………… 27 Impugne y retrase el EIA …………………………………………………………………………………………………….. 27 Niegue el consentimiento …………………………………………………………………………………………………… 30 2F. Publicidad — Pase la Voz ……………………………………………………………………………………………. 30 Fotos y videos ……………………………………………………………………………………………………………………. 31 El poder de los medios de comunicación ………………………………………………………………………………. 31 El Internet y las redes sociales …………………………………………………………………………………………….. 32 Marchas y manifestaciones …………………………………………………………………………………………………. 33

Obra de teatro o títeres ……………………………………………………………………………………………………… 33 2G. Acción Directa ……………………………………………………………………………………………………….. 33 2H. Si la Minería Sigue Adelante o Está en Marcha …………………………………………………………….. 35 Precauciones para la salud ………………………………………………………………………………………………….. 35 Compensación …………………………………………………………………………………………………………………… 35 Supervisión comunitaria …………………………………………………………………………………………………….. 35

3. Conclusión ………………………………………………………………………………………………………………….. 36

Anexo A: Tácticas de la Compañía y Contramedidas de la Comunidad ……………………………………….. 37 Táctica 1 de la compañía — Visita con identidad falsa ……………………………………………………………… 37 Táctica 2 de la compañía — Presentación de la compañía ………………………………………………………… 38 Táctica 3 de la compañía — Consulta farsa ……………………………………………………………………………… 38 Táctica 4 de la compañía — Organismo de fachada falsa ………………………………………………………….. 39 Táctica 5 de la compañía — Trampa de la firma ………………………………………………………………………. 40 Táctica 6 de la compañía — Ofertas de regalos, servicios, proyectos y empleos ………………………….. 40 Táctica 7 de la compañía — Tácticas dilatorias ……………………………………………………………………….. 41 Táctica 8 de la compañía — Infiltración y vigilancia ………………………………………………………………….. 42 Táctica 9 de la compañía — La compañía afirma que es inútil luchar …………………………………………. 42 Táctica 10 de la compañía — Demandas y acusaciones falsas …………………………………………………… 42 Táctica 11 de la compañía — Fuerzas de seguridad, paramilitares, golpizas, amenazas de muerte .. 43 Táctica 12 de la compañía — La compañía regresa ………………………………………………………………….. 44

Anexo B: Apoyo Estatal para la Extracción ……………………………………………………………………………. 45 Qué se debe esperar …………………………………………………………………………………………………….. 45 Qué se debe hacer ……………………………………………………………………………………………………….. 46

Anexo C: Ejemplos …………………………………………………………………………………………………………… 48 Ejemplos de los Impactos de la Actividad Minera ………………………………………………………………. 48 Ejemplos de la resistencia exitosa …………………………………………………………………………………… 49

Fotos …………………………………………………………………………………………………………………………….. 57

Suplemento (documento aparte)

Recursos ………………………………………………………………………………………………………….. 1 Consejos para la organización …………………………………………………………………………….. 23 Evite el agotamiento ………………………………………………………………………………………… 24 Uso de los medios de comunicación ……………………………………………………………………. 25

Introducción

La actividad minera y las otras industrias extractivas están entre las actividades más destructivas del planeta, especialmente para comunidades indígenas y agrícolas. En la minería a gran escala, se procesan enormes cantidades de tierra y subsuelo y se utilizan cantidades inimaginables de agua y se dejan enormes cantidades de material tóxico. Los efectos pueden durar varias generaciones, o siglos. Las culturas y la vida comunitaria se trastornan de tal manera que se puede requerir varias generaciones para que se recuperen. Estas industrias, a menudo con la complicidad de los gobiernos, han perpetrado abusos graves contra los derechos humanos y, a veces han obliterado a culturas enteras. Un estudio en 2015 demuestra que las fallas catastróficas de los vertederos mineros en todo el mundo están aumentando en frecuencia y severidad.

NOTA: Existen operaciones mineras menos destructivas, pero son raras.

Cuando una compañía minera u otra compañía extractiva visita su comunidad, se puede esperar una charla agradable con maravillosas promesas de beneficios para las comunidades y acerca de cómo la actividad minera moderna es mucho mejor. Dejan de mencionar la inmensa destrucción ambiental, el agotamiento y contaminación de acuíferos

y aguas superficiales, y lo qué ocurre con las comunidades y la economía local.

A los gobiernos, las compañías ofrecen visiones de abundantes ingresos provenientes de las regalías y otras fuentes, pero no mencionan el erial ambiental y social que quedará atrás y la carga financiera de la rehabilitación. Y no mencionan que para la mayoría de los países en desarrollo, la dependencia de la extracción ha traído pobreza y estancamiento económico en lugar de prosperidad. Con buena razón, se utiliza el término “maldición de los recursos” para describir los impactos en estas regiones desafortunadas que poseen abundantes recursos.

El interés principal de las industrias extractivas es la ganancia. Los beneficios para la población o la protección del medio ambiente local no son muy importantes para ellos y los proveerán en la menor medida posible, y por lo general, sólo bajo presión. Con demasiada frecuencia, los empleos locales son pocos y muy temporales, los fondos corporativos para el cuidado de la salud o la

educación se secan después del cierre de la mina, los ecosistemas se quedan en la ruina permanente, y las divisiones en la comunidad son irreparables.

La resistencia a los proyectos de extracción está creciendo en todo el mundo. La resistencia es un trabajo duro, pero las consecuencias de la aceptación de la actividad minera por lo general son mucho peores.

¡EL ÉXITO ES POSIBLE! Pesa a que las compañías extractivas sean poderosas, también son vulnerables. Existen maneras de detenerlas o reducir al mínimo el daño que causan. Se requiere mucho trabajo y persistencia, pero la recompensa es la buena salud de su comunidad y su entorno, y el disfrute continuado de la vida.

La resistencia a la minería está creciendo en todo el mundo. Las empresas extractivas son poderosas, pero también son vulnerables.

1

Acerca de esta guía

Esta guía está dirigida a los líderes y organizadores que trabajan con las comunidades para llevar a cabo acciones locales, y que también pueden trabajar a nivel regional, nacional e internacional. Se describen los aspectos del proceso de la actividad minera y los peligros que enfrenta su comunidad cuando las compañías mineras quieren operar en su área (Sección 1), estrategias que se puede utilizar para defenderse (Sección 2 y Anexos A y B), ejemplos de la resistencia exitosa de las comunidades que lucharon para defenderse (Anexo C), y recursos útiles en un volumen complementario (Suplemento). Nuestra esperanza es que con esta guía, usted también pueda proteger a su comunidad exitosamente contra estos peligros.

Esta guía no es sólo para la minería. La mayor parte de las tácticas y contramedidas que se describen en este documento se aplican igualmente bien a otras actividades extractivas y de explotación: el petróleo, el gas, la tala, varias industrias contaminantes y las grandes represas hidroeléctricas. La mayoría de las actividades propuestas por las grandes compañías, a pesar de los beneficios que prometen, en última instancia, devastan las comunidades locales y sus alrededores. Si vienen a su comunidad, es esencial organizarse y resistir.

Agradecimientos: El material en esta guía se basa en la experiencia de algunos expertos en la actividad minera y sus impactos, particularmente el autor principal, Carlos Zorrilla. La guía fue preparada porque se dio cuenta que otras comunidades en todo el mundo podrían beneficiarse de los conocimientos y experiencia que él y sus colegas han adquirido en la lucha para proteger su área de la destrucción de las compañías mineras.

2

Los ejemplos de la resistencia exitosa fueron proporcionados por la Dra. Beatriz Rodríguez-Labajos (Universidad Autónoma de Barcelona), que administra una valiosa base de datos sobre la actividad minera y otros conflictos. Agradecemos también a los colegas y amigos que ayudaron con la investigación, proporcionaron fotos e información, y ayudaron a financiarla. Un agradecimiento especial a Jennifer Moore, Payal Sampat y Shreema Mehta por sus valiosos comentarios, a Anne Becher por la traducción y edición, y a MiningWatch Canadá por alojar la guía y proveer los materiales relacionados en su página web.

Esta edición es una versión ampliada de una guía con el mismo nombre que fue publicada por Global Response en 2009; fue utilizada en todo el mundo, y los autores incluyeron a Paula Palmer, además de los autores actuales.

Autores: Carlos Zorrilla, cofundador de DECOIN (www.decoin.org), que vive en la preciosa y frágil región de bosque nuboso de Intag, Ecuador. Arden Buck, científico / ingeniero jubilado, que vive en las Montañas Rocosas de Colorado. El Dr. David Pellow, fundador y director del Global Environmental Justice Project, y profesor de la Universidad de California, Santa Bárbara.

Por favor, denos su opinión. Recibiremos con agrado cualesquier comentarios, sugerencias o correcciones que considere que puedan ser útiles. Favor de enviarlos a mining- guide@riseup.net. Gracias.

Para descargar esta guía, vaya a www.miningwatch.ca, escoja “publications,” y busque “protegiendo a su comunidad” (entre comillas). El Suplemento también está disponible allí.

Para obtener copias, escriba a mining- guide@riseup.net.

1. Acerca de la Actividad Minera

1A. Definiciones

Minería artesanal: la actividad minera a pequeña escala, usualmente realizada por individuos o grupos pequeños. Puede ser minería aluvial o subterránea.

Minería greenfield: la actividad minera en un área previamente no perturbada.

Minería brownfield: la expansión de la actividad minera en una zona ya explotada.

Minería a cielo abierto, también denominada de tajo o corte abierto: Es la forma más destructiva de la actividad minera. En este método a gran escala, se retira y se procesa grandes cantidades de tierra y roca para extraer los materiales valiosos, y el resto se desecha. Se deja un enorme agujero en la tierra. Una variación implica la eliminación de la cima de una montaña, en que la montaña entera o la cresta se destruye con explosivos para tener acceso rápido al carbón mineral subyacente.

Hundimiento por bloques; consiste en la excavación subterránea del mineral, y la creación de una gigantesca caverna; la superficie puede colapsar y dejar poco a poco un gran socavón. Esto puede destruir las características de la superficie, perturbar o destruir el ecosistema local, e interrumpir el flujo de agua superficial y subterránea.

Minería de placeres, también llamada aluvial: la excavación de arena, grava y sedimento del lecho de un río o arroyo (sea que fluye o no), con

equipos de dragado, y luego se separa los minerales deseados. El impacto en los arroyos y ríos, sobre todo cuando no se regula, puede ser muy perjudicial.

Empresa privada: Este término incluye todo, desde una compañía pequeña hasta una corporación multinacional gigante.

Minería en el fondo del mar, o minería submarina: la extracción de minerales del fondo del mar, por lo general a grandes profundidades. Es un nuevo tipo de minería, y poco se sabe acerca de sus impactos. Existe una gran preocupación de que pueda alterar ecosistemas que son críticos para la salud del océano.

Minería superficial de arena extrae los minerales o petróleo directamente de la arena sin cavar fosos.

Minería subterránea, también llamada minera de galería, implica la construcción de túneles en el suelo para sacar los minerales deseados. A veces incluye enormes galerías excavadas a máquina.

Residuos (relaves): Durante la fase de explotación, los desechos sólidos de la mina se depositan y los desechos líquidos se almacenan (en el mejor de los casos) en grandes piscinas de relaves o depósitos. Estos residuos generalmente son venenosos. La minería a gran escala implica enormes cantidades de materiales de desecho.

3

1B. Pasos Típicos del Proceso Minero

Nota: Los siguientes pasos y la secuencia pueden variar de un país a otro (o, a veces pueden ser omitidos), pero en la mayoría de los casos ocurren en el siguiente orden. Para más detalles, véase Recursos B.

Concesiones: En la mayoría de los países, antes de iniciar una actividad minera, la compañía debe obtener una concesión minera del gobierno nacional o provincial para operar en un área por un periodo de tiempo especificado. Normalmente, (después de obtener los permisos correspondientes) esto le permite explorar, construir carreteras hacia el área y perforar pozos para tomar muestras del subsuelo a fin de evaluar los recursos minerales. En muchos países, una concesión minera también le permite construir plantas de beneficio o refinerías, y realizar otras actividades relacionadas con la actividad minera. Así, la concesión es un paso importante que puede afectar profundamente a las comunidades.

La concesión da acceso legal a los recursos del subsuelo, pero no a la tierra propiamente dicho. Los propietarios se reservan el derecho a sus tierras. La compañía podría tener que comprar un terreno o conseguir un permiso de cambio de uso para poder tener acceso a la superficie. En algunos países, el gobierno puede tomar la tierra y declarar que estas propiedades privadas o comunales son públicas. Otra estrategia del gobierno es establecer servidumbres, por lo que el propietario se ve obligado a alquilar o vender su propiedad a la compañía o al gobierno, a menudo a un precio que no es favorable para el propietario.

Socialización: Para poder proceder, las compañías a menudo necesitan el consentimiento (real o artificial) de las comunidades y gobiernos locales. Ésta es la

4

codiciada “licencia social”. Esto se hace correctamente mediante: (1) una o más reuniones iniciales para informar a la comunidad sobre el proyecto, seguidas por (2) una consulta pública, en la que la comunidad aprueba o rechaza el proyecto. La obtención de la licencia social no siempre es un requisito legal, pero los inversores puede dudar en invertir en un proyecto si la compañía minera no tiene la aprobación de las comunidades locales, ya sea verdadera o no. Aun así, a menudo se la omite o es artificial — véase el Anexo A.

Para un proyecto de gran envergadura, las compañías mineras a menudo están dispuestas a gastar millones de dólares y ofrecer un sinfín de promesas para ganar el apoyo local, suprimir la oposición y obtener la licencia social. Prometen construir escuelas o puentes y proveer becas y muchos puestos de trabajo — cualquier cosa que pueda conseguir el apoyo de la comunidad. Algunas promesas se cumplen, pero muchas no.

Prospección: La prospección consiste en tomar muestras de roca y sedimento de los arroyos para determinar el potencial minero del área. En algunos países no se requiere una licencia del gobierno para esta actividad. Las operaciones de prospección a menudo utilizan sobrevuelos o tecnología satelital para enfocar el área de estudio y así ahorrar tiempo y dinero.

Términos de Referencia (TdR): Una vez obtenida la concesión, por lo general se requieren el documento (plan de minería) de los TdR. Los TdR también puede denominarse Plan de Operaciones (PdO).

Los TdR definen la ruta que debe seguir el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), y debe describir lo siguiente:

• Objetivos y resultados esperados

• Sitio específico donde se llevará a cabo el estudio o proyecto

• Descripción detallada del trabajo: funciones, responsabilidades, calificaciones de los expertos, y calendario

• Equipos y productos químicos a ser usados

• Limitaciones operativas

• Riesgos sociales, económicos y ambientales que deben ser considerados en el EIA.

Puede ser necesario tener TdR diferentes para cada fase de la actividad minera. La compañía minera puede preparar los TdR, pero es más común contratar a una compañía especializada en este tipo de estudios. A veces, el gobierno mismo prepara los TdR través del Ministerio de Medio Ambiente o su equivalente.

En la mayoría de los casos, el Ministerio de Medio Ambiente o el equivalente luego aprueba los TdR. Sin embargo, a menos que exista suficiente presión de parte del público, algunos aspectos importantes podrían ser omitidos. Una vez que el gobierno los haya aprobado, los TdR autorizan a la compañía a preparar el EIA, y por lo general sirve como base para el EIA.

Evaluación de Impacto Ambiental (EIA): El siguiente paso es por lo general la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA), también llamada el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), Evaluación Ambiental (EA), Estudio de Impacto Ambiental y Social (EIAS), Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), Evaluación de Impacto Social y Ambiental (EISA), y otros nombres similares. El informe que se produce puede llamarse la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

El EIA es una evaluación de los posibles impactos positivos y negativos que el proyecto propuesto puede causar en el medio ambiente natural y social. Por otra parte debe reconocer todas las normas sociales y ambientales e identificar los métodos y

5

equipos disponibles para minimizar los impactos. Asimismo debe incluir un plan de manejo para reducir o mitigar los riesgos. Generalmente se requiere un EIA separado para cada fase, excepto la de exploración, y la aprobación viene del Ministerio de Minas y Energía, el Ministerio de Medio Ambiente, o la institución gubernamental equivalente, que luego emitirá la Licencia o Permiso Ambiental.

En función de la información disponible (y la presión de la comunidad), el proceso podría durar varios meses o años. La mayoría de los EIA no son completos ni imparciales, y rara vez son evaluados objetivamente por las agencias reguladoras. A menudo, el EIA sirve principalmente como documento de ventas, destinado a promover el proyecto a los inversores. Las compañías o individuos que tienen concesiones, suelen contratar a otros para que realicen los estudios. Con el fin de obtener la aprobación rápida, es posible que simplemente copien otro EIA, haciéndolo irrelevante.

Exploración: Ésta es una forma de prospección que es más intensiva, organizada y de mayor escala. En algunos países se divide entre exploración inicial y avanzada, y debe haber un EIA distinto para cada fase.

Las actividades de exploración pueden incluir cualquier cosa, desde la toma de muestras de agua, suelo y roca, hasta la perforación profunda en el subsuelo con un equipo complejo (más común). El objetivo es el descubrimiento de la ubicación y naturaleza de los depósitos para poder decidir si la explotación es rentable (la fase de factibilidad del proyecto).

La fase de exploración puede durar meses o años. El impacto ambiental dependerá si se trata de exploración inicial (para obtener una idea general del contenido del depósito) o exploración avanzada que incluye la perforación de muchos pozos en la zona

minera para obtener muestras del depósito. Los impactos pueden incluir la contaminación de los recursos hídricos e impactos severos debido a la construcción de carreteras o caminos para transportar el equipo de perforación. La exploración utiliza grandes cantidades de agua para enfriar los taladros, y diversos productos químicos para facilitar la extracción de las muestras.

Explotación: Si se detectan depósitos rentables, la siguiente fase es la explotación, que se produce después de que el gobierno haya emitido el permiso o licencia. Durante la explotación, el mineral se extrae del subsuelo (o de los riachuelos si se trata de minería aluvial) y se procesa a fin de extraer y concentrar los metales deseados.

Ya que los impactos que generan son diferentes, en algunos países, el

La producción de un anillo de gobierno emite

matrimonio sencillo genera de 20 concesiones de

a 60 toneladas de desechos, exploración y explotación por separado. En otros, sólo hay una concesión que

muchos de los cuales son tóxicos, y contamina hasta 8.000 litros de agua.

permite que las compañías realicen todas las actividades mineras, incluyendo la fundición.

La explotación normalmente es la parte más destructiva y peligrosa de la actividad minera. A veces continúa durante muchos años y los efectos pueden durar siglos. El tipo de explotación más devastador es la minería a cielo abierto.

Beneficiación: Después de extraer el mineral de la mina, éste se muele y se concentra (beneficiación), se refina y se purifica para obtener el metal casi puro por medio de una serie de procesos químicos, físicos y electroquímicos. La fundición usualmente requiere temperaturas muy altas para eliminar del mineral los materiales no

6

deseados (que a menudo incluye sustancias tóxicas como plomo, arsénico, cadmio, mercurio y ácido sulfúrico), y los envía al aire a través de chimeneas, causando impactos generalizados en la salud. La lixiviación de cianuro es un método común para la concentración de oro. Consiste en rociar una solución venenosa de cianuro sobre el mineral triturado y recoger el metal disuelto en la parte inferior de la pila, seguido por el procesamiento adicional. Otros métodos utilizan diferentes materiales tóxicos.

Cierre y recuperación. Éste es el último paso después de la conclusión de la actividad minera. En el mejor de los casos, trata de hacer frente a las consecuencias sociales y ambientales de la terminación del proyecto,

tal vez mediante la recapacitación laboral, la reforestación de las áreas utilizadas por la compañía, la reposición de la capa orgánica del suelo, y el costoso tratamiento del agua en perpetuidad para neutralizar la contaminación de aguas superficiales y freáticas (casi imposible de garantizar). Sin embargo, a menos que la presión ciudadana lo exija, la mayor parte de esta limpieza generalmente no se lleva a cabo porque el presupuesto que hiciera la compañía es insuficiente.

1C. Extracción con el Apoyo del Gobierno

A medida que las corporaciones aumenten su control sobre la toma de decisiones a nivel nacional en todo el mundo, los países se hacen menos capaces de resistirlas o defender a sus propios ciudadanos. Pueden ver la extracción de recursos como una solución

para pagar su deuda externa o financiar el presupuesto nacional. El ataque consiguiente de las actividades extractivas conduce a la extinción de especies, la contaminación y agotamiento del agua y aire, la destrucción de las comunidades y el cambio climático.

Normalmente hay tres tipos de extracción que involucran el apoyo estatal: (1) a través de una compañía enteramente de propiedad estatal, (2) a través de una asociación formal entre el gobierno y una compañía privada, o (3) a través de un acuerdo bajo el cual el gobierno recibe regalías sustanciales del proyecto. Utilizamos el término “apoyo estatal” para describir todos los anteriores. Independientemente del arreglo, la situación se vuelve aún más difícil que la de enfrentar a una corporación privada solamente.

Si la exploración comienza y se detectan depósitos rentables, el gobierno regional o nacional puede tener mucho interés. Es posible que viole abiertamente sus propias leyes o apruebe otras con la esperanza de beneficiarse del proyecto.

Lamentablemente, a menudo el gobierno da más importancia a la recaudación de ingresos que las leyes o el respeto a los derechos humanos y ambientales. La situación es peor si el presupuesto nacional depende en gran medida de la explotación de recursos naturales.

La extracción con el apoyo del gobierno se analiza con más detalle en el Anexo B.

1D. Impactos de la Actividad Minera

Las operaciones mineras, incluso cuando sean reguladas, casi siempre traen grandes desastres ambientales (véase los ejemplos en el Anexo C). Con el fin de construir caminos a la mina y de acceso, por ejemplo, las compañías

7

destruyen bosques y otra vegetación, que reduce la diversidad biológica y el hábitat de la vida silvestre de la región. A medida que se destruyan los bosques y se contaminen los ríos, las comunidades posiblemente ya no puedan encontrar pescado y caza, plantas comestibles, hierbas medicinales o plantas utilizadas para la construcción.

La mayor parte de la actividad minera se realiza en los países pobres donde la gente es más vulnerable, la capacidad de regulación es débil y los funcionarios públicos pueden ser influenciados con más facilidad. Esto se da especialmente si el presupuesto nacional depende de los ingresos de la venta de recursos naturales. Pero las minas también causan destrucción y agitación social en los países más ricos.

A fin de asegurar que se apruebe el proyecto, las compañías a menudo no son veraces en cuanto al depósito ni los materiales peligrosos que se utilizan. Por ejemplo, una compañía podría decir a la comunidad que el proyecto minero sólo ocupará un área determinada, pero unos años más tarde, anuncian que han “descubierto” otros depósitos adyacentes. Poco a poco, la zona minera crece y el impacto se vuelve cada vez peor.

Si su comunidad acepta la minería a gran escala, se puede esperar algunos de los siguientes impactos, o todos:

Impactos ambientales Prospección: Durante la prospección, si se construyen senderos en zonas vírgenes, otras personas pueden utilizarlos para la caza ilícita, la extracción de madera e incluso la ocupación ilegal de tierras y el tráfico. La presencia de personas que no sean del lugar puede causar otros problemas.

Cianuro: Un pequeña porción de cianuro del tamaño de un grano de arroz, puede matar a una persona. ¡Una mina de oro comercial

puede utilizar muchas toneladas de cianuro al año! El cianuro derramado puede matar rápidamente a las personas, los animales y los peces. La industria tiene una larga historia de envenenamiento por derrames de cianuro. Aunque las compañías mineras afirmen que el cianuro se descompone para producir sustancias inofensivas, esto no es cierto; el cianuro sigue siendo tóxico en los sedimentos del río, y se descompone para formar otros compuestos tóxicos que pueden persistir durante mucho tiempo.

Drenaje ácido de minas: Los minerales ricos en sulfuro producen ácido que lixivia metales pesados y tóxicos a las aguas. Este “drenaje ácido de minas” es casi imposible de contener o detener. Puede envenenar el agua potable, los cultivos y los arroyos en un área grande, y ha habido ocasiones en que ha eliminado toda la vida de los ríos y el contorno. Incluso después del cierre de la mina, los ácidos y los metales pesados generalmente siguen filtrándose a las aguas superficiales y subterráneas en forma indefinida — algunas minas de la era romana siguen liberando drenaje ácido de minas después de 2.000 años. No se puede detectarlo de inmediato — se requiere 2 a 5 años, a veces más.

La minería a cielo abierto es la forma más destructiva. Deja un enorme agujero en la tierra hasta 4,000 m de ancho y 1.000 m de profundidad. Causa la destrucción de los ecosistemas circundantes con resultados desastrosos para las comunidades locales. Por otra parte consume y contamina grandes cantidades de agua y requiere enormes extensiones de tierra.

La minería a gran escala genera enormes cantidades de residuos líquidos y sólidos a menudo venenosos (a veces millones de toneladas por año), que usualmente contienen metales pesados tóxicos. Los líquidos de las piscinas de relaves con frecuencia se filtran y envenenan los acuíferos. Las represas a veces se rompen y

8

liberan repentinamente una mezcla tóxica, acabando con todo lo que existe aguas abajo. Cuando sucede algo así, las comunidades son desarraigadas y su cultura se trastorna. Las rupturas de las represas son cada vez más comunes.

Durante las operaciones mineras, con frecuencia se contamina el aire y el agua con productos químicos tóxicos, incluyendo el cianuro, el plomo, el arsénico, el cadmio, el mercurio y el ácido sulfúrico, causando la enfermedad y muerte de seres humanos, aves, peces y otros animales. El polvo tóxico puede propagarse por áreas vastas. Las plantas de fundición son capaces de contaminar el aire, el suelo y el agua a una distancia de muchos kilómetros.

El daño puede ser enorme: la destrucción de cientos de miles de hectáreas de bosques; la muerte de toda la vida en los ríos por muchos kilómetros. Estas minas a gran escala generan ruido, polvo, sustancias tóxicas y erosión que afectan a animales, peces y poblaciones humanas, obligando a la gente a abandonar sus tierras agrícolas y medios de vida.

Las compañías pueden declararse en quiebra o designar un fondo minúsculo para los costos de limpieza, dejando el problema para los gobiernos locales y las comunidades. Las minas a cielo abierto son casi imposibles de recuperar y, a menudo se dejan simplemente para que se llenen con agua venenosa.

La minería en pequeña escala también puede causar problemas ambientales y

sociales. Los mineros artesanales con frecuencia utilizan mercurio altamente tóxico para extraer las partículas de oro. (Véase el Anexo C — Perú). Sin embargo, hay métodos prácticos para evitar el uso de mercurio — Véase Recursos Sección O.

Impactos para la salud La actividad minera puede tener serios impactos en la salud humana. El polvo y la contaminación atmosférica pueden causar envenenamiento con plomo y arsénico, enfermedades respiratorias e irritación de los ojos y piel, especialmente en los niños. El consumo o riego de agua contaminada con sustancias tóxicas como el mercurio, el plomo, el arsénico y el cianuro puede causar una amplia gama de enfermedades graves, incluyendo el cáncer y los defectos congénitos.

Asimismo existen riesgos indirectos para la salud a causa de las operaciones mineras: la prevalencia de enfermedades de transmisión sexual, la pérdida de tierras de cultivo y el agotamiento de los recursos hídricos que puede resultar en una disminución en la producción de alimentos, la desnutrición, y un mayor riesgo de enfermedades infecciosas. Los efectos para la salud pueden continuar durante mucho tiempo después de la conclusión de las operaciones mineras.

No es fácil demostrar que la actividad minera sea la causa directa de la enfermedad de una persona específica, por lo que es difícil

9

demandar a una compañía por los problemas de salud. Es por eso que es tan importante evitar la contaminación del medio ambiente antes de que suceda.

La minería a gran escala requiere enormes cantidades de agua, y, a menudo agota, desvía, o envenena los suministros de agua en la zona, que es perjudicial para el pastoreo de ganado y la agricultura. En los últimos años, ha habido numerosos conflictos graves por el acceso al agua potable y de riego. Los metales pesados transportados por los ríos y aguas subterráneas pueden envenenar fácilmente el agua potable, los cultivos, los mariscos y la pesca, no solamente cerca, sino también a cientos de kilómetros de distancia.

Las plantas de fundición pueden contaminar el aire, el suelo y el agua a muchos kilómetros de distancia, lo que afecta no sólo la salud de los ciudadanos, sino también el futuro económico de la región si el público se entera que los alimentos de ese lugar están contaminados.

La minería subterránea es peligrosa debido a los frecuentes accidentes que atrapan y a veces matan a los mineros. La muerte y el debilitamiento debido a la silicosis y el cáncer de pulmón, los derrumbes, las explosiones, las inundaciones y otros accidentes son comunes. El agua envenenada de las minas artesanales a pequeña escala puede causar enfermedades graves entre los mineros, sus familias y las comunidades aguas abajo.

Impactos sociales Si permite que la compañía extractiva explore su territorio, inevitablemente surgirán problemas sociales. Después de la salida de la compañía puede requerir muchos años para que los vínculos sociales, culturales y espirituales, que son la verdadera riqueza de la comunidad, sean restablecidos.

Aunque todos los impactos ambientales no sean obvios de inmediato y se acumulen a

través del tiempo, los impactos sociales de la actividad minera y otras actividades extractivas se sienten mucho más pronto. Las divisiones sociales, la criminalidad y la violencia pueden ocurrir incluso antes de que el proyecto comience a funcionar, sobre todo si el proyecto se impone a la comunidad.

Las aldeas cercanas a las operaciones de extracción por lo general carecen de la infraestructura de educación, alcantarillado, salud y otros servicios sociales que necesita una comunidad que crece rápidamente.

La desintegración de la comunidad: Muchos de los problemas sociales se deben a la afluencia repentina de personas de otros lugares o países para trabajar en la mina. Cuando las compañías traen cientos de hombres solteros a las comunidades locales, ocurre la proliferación de bares, prostíbulos, alcoholismo, prostitución, y un aumento en las enfermedades de transmisión sexual. Es casi inevitable el incremento de criminalidad, incluyendo asaltos, robos y violaciones. El tejido social de la comunidad se desintegra.

Las comunidades y grupos indígenas suelen tener maneras de tratar los trastornos sociales o naturales o la tensión. Incluyen la solidaridad del grupo, la confianza en los líderes y vecinos, las normas sociales no escritas, los fuertes lazos familiares, la identidad cultural, y líderes fuertes y comprometidos que pueden guiar a la comunidad. Sin embargo, la compañía en forma deliberada puede tratar de debilitar a la comunidad y su capacidad para organizarse efectivamente en su contra. Puede crear divisiones mediante la diseminación de información falsa acerca del proyecto, la compra de ciertos miembros de la comunidad con regalos o empleos especiales bien remunerados, y desacreditar a los líderes u organizaciones que cuestionan el proyecto minero, o cooptar y/o intimidar a los líderes para que apoyen al proyecto.

10

El tráfico de tierras puede darse si la compañía extractiva ofrece comprar terrenos para tener acceso a sus concesiones, o como una estrategia para seducir a potenciales opositores. Por otra parte, esto conduce a la desintegración de las comunidades, porque luego de vender sus tierras, los antiguos propietarios suelen salir de la zona.

El desplazamiento forzado de la comunidad: A menudo, los proyectos extractivos requieren la reubicación de comunidades enteras. Incluso si la compañía paga para reubicar a un pueblo o ciudad, la situación de la vida casi siempre es peor que antes: las tierras agrícolas no son tan productivas o están demasiado alejadas, las casas están demasiado cerca una a otra, las escuelas son deficientes, y así sucesivamente. Para los indígenas, que tienen vínculos profundos con sus tierras, el traslado puede significar la muerte de su cultura. Por otra parte las compañías o el gobierno a veces no pueden o no están dispuestos a completar la reubicación, dejando a muchos sin hogar.

Las violaciones de los derechos humanos: Si la compañía enfrenta a una oposición fuerte, puede recurrir a medidas poco limpias, tales como el pago a la población local para que acusen falsamente a los líderes de la resistencia de haber cometido delitos. Puede contratar a matones o fuerzas paramilitares para intimidar, amenazar, herir o incluso asesinar a la gente.

El hecho de que una compañía pertenezca parcial o totalmente al gobierno no garantiza la protección de los derechos. El gobierno puede usar sus fuerzas de seguridad contra la población, sea que el proyecto tenga apoyo gubernamental o no.

Los minerales de alto valor como el oro, los elementos de tierras raras y las joyas, pueden atraer a grupos criminales armados y producir secuestros, asesinatos y extorsión, creando un entorno violento e inseguro. Este

problema es más grave en México, Filipinas, Colombia y la República Democrática del Congo.

La cultura: Algunos aspectos de la actividad minera resultan en la pérdida de identidad cultural, pero sobre todo es la sustitución de todos los valores humanos y comunitarios por sólo dos: el dinero y la acumulación de cosas materiales. Por lo general los agricultores y las poblaciones indígenas no se consideran pobres. Posiblemente no tengan mucho dinero, pero para ellos el dinero es sólo un tipo de riqueza, y no el más importante. Su riqueza verdadera incluye la tierra fértil, un entorno diverso, la fuerte identidad cultural, la armonía social, y los bosques ricos en fauna y otros recursos renovables. Muchas comunidades rurales valoran estas cosas por encima del dinero o lo que el dinero puede comprar. Podrían preguntar ¿por qué es importante tener dinero adicional si hay división y enfrentamientos en la comunidad y entre los miembros de la familia, alcoholismo, pérdida de tierras agrícolas, o contaminación del agua potable?

Sin embargo, las compañías tratan de cambiar ese concepto de riqueza, centrándose sólo en el dinero y las cosas materiales, y restando importancia a la riqueza ambiental, social, cultural o espiritual de la comunidad. Esto se puede ilustrar con el comentario de un funcionario de minería en Ecuador: “Tenemos que convencer a estas personas que son pobres.”

La actividad minera también puede destruir los sitios espirituales y las áreas de caza y recolección tradicionales. Si la pesca es parte de la cultura, la actividad minera podría eliminar esta fuente de alimentos y erosionar su identidad cultural.

Impactos en las mujeres: Las mujeres casi nunca se benefician de los proyectos mineros. La explotación minera involucra

11

principalmente a los hombres, pero las mujeres a menudo son las más afectadas. La migración y la desintegración social destruyen las redes de seguridad tradicionales, y esto afecta especialmente a las mujeres. Cuando los hombres trabajan fuera del hogar, las mujeres se quedan para sostener a la familia, trabajar la tierra, manejar las finanzas, y encargarse de otras responsabilidades que antes eran asumidas por ambos cónyuges. La tensión producida en las familias a menudo conduce a la violencia doméstica y rupturas matrimoniales. Asimismo los hombres a veces llevan al hogar las enfermedades de transmisión sexual que son tan comunes en las zonas de extracción.

Impactos económicos Las compañías traen regalos y ofrecen puestos de trabajo y obras públicas, como escuelas y carreteras. Muchas de esas promesas no se cumplen, o se honran sólo temporalmente. Pero las minas también traen pérdidas económicas a largo plazo: la destrucción de la agricultura y la pesca debido a la contaminación o agotamiento de las aguas; la pérdida de la caza y la recolección debido a la deforestación; la pérdida de los ingresos del turismo existente o potencial porque la zona ya no resulta atractiva para los turistas; el costo del terreno perdido; los costos de la asistencia médica debido a las enfermedades relacionadas con las minas; el costo de reemplazar el agua potable contaminada, y muchos más. Y el costo de la vida es mucho más alta que en las zonas circundantes.

La producción local de alimentos disminuye cuando los trabajos de minería sustituyen a los trabajos agrícolas y ganaderos, produciendo la elevación de precios. La economía local podría ser arruinada si se difunde la noticia de que los productos de estas áreas están contaminados.

Comentarios finales

El riesgo de estos impactos debe ser enfrentado por las comunidades que abren sus puertas a las compañías extractivas. Una

vez abiertas, las puertas no se pueden cerrar tan fácilmente.

_____________________________________________________________________________________ 2. Cómo resistir

Cómo resistir en pocas palabras

• Actúe pronto y rápidamente. Si actúa más tarde es más difícil, pero aún puede ser eficaz.

• Infórmese. Obtenga la mayor cantidad de información posible sobre el proyecto, la empresa y el papel del gobierno nacional. Difúndala ampliamente, incluso en el Internet.

• Eduque a la población local a fondo acerca de las consecuencias del proyecto y sus derechos básicos.

• Organícese. Comience localmente con personas de su confianza que son respetadas. Rápidamente lleve la lucha al nivel nacional e internacional.

• Distribuya el esfuerzo: Comparta el liderazgo y la carga de trabajo con otros que tienen habilidades diferentes.

• Establezca alianzas con tantos grupos como sea posible, incluyendo nacionales e internacionales, especialmente organizaciones de derechos humanos.

• Obtenga sus propios datos de línea de base- fotos y mediciones — tan pronto como sea posible.

• Encuentre financiación a largo plazo (aunque sea limitada).

• Documente. Documente cuidadosamente todas las ilegalidades e irregularidades — y mantenga un registro de las comunicaciones.

• Obtenga asesoramiento legal. El apoyo de un buen abogado agresivo es indispensable.

• Presente objeciones — tantas como sea posible, legales y de otro tipo. Especialmente impugne la Evaluación del Impacto Ambiental.

• Utilice los medios de comunicación. Hágase amigo de los reporteros y manténgalos informados.

• Sea tenaz y persistente. Prepárese para años de esfuerzo — la persistencia da sus frutos al final.

12

Primero te ignoran, Luego se ríen, Después te atacan, Y al final, ganas.

-Gandhi.

Las siguientes acciones están diseñadas para ayudar a fortalecer su resistencia y derrotar los proyectos extractivos o reducir significativamente sus impactos. Es mejor utilizarlas antes del otorgamiento de las concesiones o una importante inversión en el proyecto, pero la mayoría también pueden ser eficaces en lo posterior. Por eso haga todo lo posible para detener o frenar el proceso en cualquier etapa. Cuanto más se demore, tanto más difícil será detener el proyecto.

Probablemente se ha descrito más acciones aquí de lo que usted o su comunidad puedan llevar a cabo con los recursos que tienen. ¡NO SE ABRUME! Por lo contrario, trate la guía como un menú de opciones. Comience con las acciones que requieran menos esfuerzo y que sean más eficaces para su situación específica. Omita las que parezcan ser demasiado difíciles o menos importantes. Muchas pueden (y deberían) realizarse al mismo tiempo.

Si el gobierno está promocionando la actividad minera, analice la mejor manera de elevar el costo político. Su estrategia dependerá de la situación política actual. La formación de alianzas con líderes políticos podría ser parte de su estrategia a fin de crear oposición legislativa.

Muchas de estas estrategias están destinadas a dificultar las cosas para la compañía y retrasar su trabajo. Las demoras cuestan dinero a la compañía, molestan a los inversores, y dan más tiempo a usted para organizar la resistencia.

NO NECESITA LIMITAR SUS ACCIONES A LAS QUE SE PRESENTAN AQUÍ; se puede crear nuevas tácticas también, y de hecho

13

algunas situaciones requieren nuevas acciones creativas que no se analizan aquí. Haga todo lo posible para asegurar que las acciones se mantengan no-violentas. Hay que evitar que se dé al gobierno un pretexto para utilizar el ejército o la policía contra la lucha. 2A. Prepárese

Primero la prevención (¡actúe con rapidez!) La duración de la lucha y el impacto de la minería en la comunidad dependerán en gran medida de dos factores: (a) la rapidez con que usted y su comunidad puedan movilizarse contra la amenaza, y (b) la fuerza, tenacidad y resiliencia de su comunidad en la resistencia. Es útil pensar en la compañía de extracción como una enfermedad, y su comunidad como un organismo que está en una situación de riesgo. Como cualquier enfermedad real, debe ser tratada tan pronto como sea posible para evitar que se propague y cause más daño.

Para evitar que la actividad minera se afiance, primero infórmese a sí mismo, y luego dé a conocer las amenazas mediante la difusión de la información a los demás y la movilización de su comunidad. Después de que se hayan construido los caminos, explorado, descubierto recursos, y gastado dinero, la batalla para detenerlos se vuelve más larga y más difícil. El gobierno estará bajo mucha presión para permitir que el proyecto siga adelante si la compañía ha invertido millones de dólares y está protegida bajo los acuerdos internacionales de libre comercio. En ese caso el proyecto podría parecer inevitable, pero no es así. Las acciones presentadas en esta guía son útiles en cualquier etapa.

Averigüe rápidamente dónde se han concedido o solicitado concesiones. Al primer indicio de promoción de parte de las industrias extractivas, desafíelas y trate de trabajar con los gobiernos locales para que

aprueben legislación que prohíba o limite severamente estas actividades en su cantón, provincia u otra jurisdicción.

Por ejemplo, tal vez se pueda aprobar una ley que prohíba el uso de sustancias tóxicas como cianuro, tal como han hecho algunas provincias de Costa Rica y Argentina. O prohibir la actividad minera en terrenos muy empinados o por encima de cierta elevación, como en las Filipinas. Los ciudadanos de Wisconsin, EE.UU. ayudaron a aprobar una ley que básicamente detuvo toda la actividad minera en el estado. Véase el Anexo C-6.

Tome el control de las reuniones. Es muy importante en esta etapa inicial impedir o retrasar la presencia de la compañía en las comunidades. Su comunidad puede hacer esto si insiste en que no se lleven a cabo reuniones patrocinadas por la compañía sin la aprobación de la comunidad, obtenida en una reunión pública. Le conviene estar plenamente informado del proyecto y la compañía antes de que comience a difundir mentiras y medias verdades. No permita que las compañías establezcan normas básicas para las reuniones y tenga mucho cuidado para evitar que las utilicen para sus propios fines (véase el Anexo A, Tácticas 2 y 3).

Tenga un plan Tenga un objetivo, una estrategia y un plan de acción. Si hay demasiado apoyo en la comunidad para la minería, el objetivo podría ser el de limitar el daño en vez de lograr que se detenga por completo.

Escriba su plan, analícelo con personas de su confianza y pida sus opiniones. Incluya actualizaciones, cuando sea necesario. Pero tenga cuidado para evitar que el plan caiga en manos hostiles — haga pocas copias o ninguna. También piense en la estrategia que se adoptará si de alguna manera el plan se filtra.

14

Piense en la mejor manera de enfocar sus energías y fondos limitados para lograr el mayor impacto y maximizar las posibilidades de éxito. Conforme la campaña avanza, su plan ayudará a definir lo que se ha logrado y lo que necesita más atención. Sea flexible y capaz de adaptar su plan rápidamente a nuevas situaciones y nuevos aportes.

Recopile la información Para averiguar si una compañía minera ha solicitado o piensa solicitar una concesión minera, busque artículos en su periódico local o regional, y esté pendiente de los rumores — no descarte lo que se escucha en la peluquería local, el bar u otros lugares de reunión. Pueden llegar extraños en vehículos para echar un vistazo, personas pueden tomar muestras de suelo y agua en los ríos y arroyos, un avión puede empezar a volar sobre el área, o topógrafos pueden empezar a investigar la zona. Éste es el momento para comenzar a buscar información. Pero no crea mucho de lo que la compañía o los funcionarios estatales le dicen — en el mejor de los casos lo que se puede obtener son medias verdades. Si están disponibles, consiga copias de los mapas gubernamentales que muestren las concesiones. Si una compañía está empeñada en la adquisición de concesiones en su área, empiece a alertar a las comunidades y gobiernos locales, pero asegúrese de que tenga información fiable. Averigüe cuánto saben los funcionarios de gobierno locales, y si están dispuestos a ayudar.

Puede haber información disponible en línea, ya que algunos ministerios de minas (u otros ministerios relevantes) publican mapas con información detallada sobre las concesiones mineras. Esta información junta con los detalles que se pueda extraer de las presentaciones corporativas, ayudarán a mapear las concesiones mineras y cómo se sobreponen con las tierras de la comunidad. Visite el sitio web del Ministerio de Minas o

su equivalente, y obtenga la mayor cantidad de información posible sobre el proyecto. Si esto no da resultados, solicite esta información directamente al Ministerio. Es posible que necesite un documento oficial para solicitarla, y para eso tal vez necesite un abogado o el apoyo de una organización de la capital provincial o nacional. Si hay direcciones regionales de minería, puede ser más rápido obtener la información de éstas. Puede ser aún más eficiente obtenerla de un funcionario amigo.

Siempre deje un registro. Solicite la información por escrito, y asegúrese de que los funcionarios sellen su copia de la solicitud con la fecha y una firma, para futura referencia.

Una vez que haya alertado a sus amigos y vecinos, se podría organizar a algunos de ellos para que le ayuden a realizar más investigación sobre la compañía y los próximos pasos que ésta tendrá que tomar. Investigue las prácticas sociales y ambientales de la compañía. Si es posible, póngase en contacto con otras comunidades donde la compañía haya operado para aprender más. Cuando sea posible, asista a las reuniones públicas organizadas por la compañía para averiguar lo que está ofreciendo, sus planes, qué miembros de la comunidad apoyan a la compañía, y por qué (Véase el Anexo A, Táctica #2).

Su país puede tener un Plan Nacional de Desarrollo que identifique las áreas donde se permite o se planea actividades de la industria extractiva. Este documento puede mostrar si su comunidad está dentro de un área de “desarrollo extractivo”, para que pueda empezar a alertar y educar a las comunidades, el gobierno local y otras partes interesadas.

Busque los detalles de la compañía. ¿Quiénes son? ¿Qué es su país de origen? ¿Quiénes son los accionistas principales? ¿Qué están

15

planificando ellos o el gobierno? ¿Cuál es su historial? ¿Está registrada legalmente en el país? ¿Cómo se financia? Para encontrar las respuestas, consulte el sitio web de la compañía con frecuencia; si está sólo en inglés, consiga que alguien ayude a traducirlo, o utilice la traducción en línea como Google Translate (calidad mediocre). Encuentre otros sitios web que publican información sobre la compañía (véase Recursos B en el Suplemento).

Puede haber un estudio de prefactibilidad en la página web de la compañía, y puede ser una buena fuente de información. Está obligada legalmente a decir la verdad.

Proyectos de mapeo: En algunos países hay organizaciones y redes que tienen proyectos de mapeo con el objeto de informar a las comunidades y ayudarlas a organizarse contra la minería (véase Recursos B en el Suplemento). Esto puede ahorrar tiempo y esfuerzo.

Información financiera: Siga el dinero hasta la fuente y hágalo público. Si es posible, encuentre a alguien que pueda leer estados financieros. La fuente más confiable de información financiera es EDGAR en EE.UU. y SEDAR en Canadá y están obligados por ley a ser veraces. La comunidad financiera se preocupa mucho por su imagen pública. Si instituciones como el Banco Mundial participan en la financiación del proyecto, tienen que rendir cuentas a sus donantes. Haga que su participación sea pública y denuncie las irregularidades a estas instituciones.

Averigüe quién hace préstamos a la compañía. A continuación, se podría iniciar una campaña de cartas para secar la financiación. Si esto no funciona, trate de conseguir que un bufete de abogados escriba una carta advirtiéndoles de las posibles demandas si su financiación se utiliza para violar los derechos humanos.

Identifique las limitaciones legales para la operación de las compañías según las leyes, la constitución y los tratados internacionales, y los procedimientos legales que son necesarios para la adquisición de concesiones. NO ESPERE.

Busque errores: Si la concesión ya ha sido concedida: busque un buen abogado u organización ambiental que le ayude a descubrir los errores en el proceso de la concesión, denúncielos, y presente una impugnación judicial. Investigue los trámites necesarios para el siguiente paso. Obtenga copias de todos los documentos disponibles, y verifique si han cumplido con todos los requisitos legales (si es posible con la ayuda de un abogado especializado). Esto podría proporcionar una ventaja jurídica útil.

Esta información es esencial al principio y también en lo posterior. Compártala con los grupos y comunidades, y reporte cualquier antecedente de mala conducta, contaminación o fracasos financieros a su comunidad, al gobierno o a los medios de comunicación.

Tome mediciones y fotos de línea de base Antes de que la exploración comience o tan pronto como sea posible después, haga los arreglos para que miembros de la comunidad recojan mediciones básicas de campo (temperatura, pH, conductividad específica, y nivel de agua) en lugares superficiales y subterráneos importantes durante todas las estaciones del año. Consulte la sección “Recursos M” para conocer los equipos de bajo costo. Continúe la recolección durante todo el proyecto para demostrar los impactos.

Si bien sus equipos permitirán tomar mediciones básicas, finalmente deseará obtener resultados analíticos más detallados. Algunas universidades tienen laboratorios de análisis de agua de bajo costo. Encuentre un

16

experto fiable o un miembro del personal o un profesor de confianza que tenga acceso a un laboratorio adecuado, y que pueda escribir artículos y obtener imágenes de satélite. Compare sus mediciones de campo de pH y conductancia específica con los resultados del laboratorio como una verificación. Tal vez tenga que recaudar fondos para esto.

Obtenga imágenes: Obtenga imágenes aéreas, satelitales, o terrestres para mostrar las condiciones antes del inicio de un proyecto minero, o tan pronto como sea posible. Pueden mostrar la presencia de manantiales, bosques originales, humedales, fallas y perturbaciones debido a la construcción de carreteras y perforaciones exploratorias. Se puede marcar en las imágenes los diversos proyectos que se ejecutan en la zona. Pregunte a su alrededor para encontrar a alguien que pueda obtener las imágenes necesarias. Por otra parte, Google Earth es una excelente alternativa, y proporciona imágenes históricas también. Skytruth.org (véase Recursos N) puede ayudar a conseguir las imágenes y procesarlas para obtener productos pictóricos.

¡Estas mediciones e imágenes pueden ser muy poderosas! Al tener sus propias mediciones, se cambia la dinámica de las reuniones, ya que la compañía no tiene los únicos datos disponibles. También permite el cuestionamiento más específico; la compañía se verá obligada a abordar temas incómodos cuando los ciudadanos demuestren, con datos, que son relevantes. Y ahora la compañía tendrá que ser honesta en su propio análisis de los datos. A veces la mera recolección de muestras, incluso sin analizarlas, es suficiente para obligar a la compañía a ser abierta.

Igualmente poderosas son las mediciones antes y después, y las imágenes de minas similares en otros lugares que muestran cómo

la actividad minera afecta la tierra, el agua, y la comunidad. Proteja sus tierras La compañía a menudo tratará de comprar rutas de acceso y otras propiedades claves. Es posible que ofrezca precios altos por las tierras a fin de ganarse a los residentes y debilitar la resistencia. A veces comprará la tierra gradualmente. Por otra parte, puede obligar a los agricultores locales a vender sus tierras a precios que establece la compañía, o tratar de alquilar la tierra durante muchos años, porque entonces puede simplemente salir cuando termina sin tener que limpiar o sanar la tierra.

Tan pronto como sepa dónde está ubicada la concesión, trate de recaudar dinero para comprar terreno dentro y cerca de la concesión, y entréguelo a la comunidad, o si ésta no está reconocida legalmente por el gobierno, confíelo a alguien que sea el 100% confiable. Con el tiempo se puede utilizar esta tierra para ayudar a proteger el medio ambiente local, para el turismo, o para otros usos. Es una herramienta importante para detener las compañías.

Tan pronto como sea posible, otra táctica valiosa es hacer que un grupo religioso designe el área que está amenazada por la minería como “tierra sagrada”. Asegúrese de que esté cartografiada y, en su caso, que se construya un santuario y que sea santificada por una religión poderosa del país o estado.

Los grupos de mujeres pueden ser muy poderosos si están informadas y comprometidas.

17

La educación y la organización son útiles también. Si la gente entiende que al vender o alquilar la tierra a la compañía su comunidad estará en riesgo, o podría provocar una invasión de traficantes de tierras que quieren “hacer su fortuna”, posiblemente estarán menos dispuestos a vender. Asimismo, inicie conversaciones comunitarias sobre el ordenamiento territorial con control local y alternativas económicas para reemplazar la actividad minera de modo que la gente pueda imaginar nuevas oportunidades económicas si mantiene el control de sus tierras.

La compañía puede pedir al gobierno que expropie o establezca una servidumbre sobre la tierra. La mejor defensa contra un pedido de expropiación es las impugnaciones judiciales, por ejemplo, si cuestiona la necesidad de la compañía de tener la tierra, o demuestra que se violarían los derechos constitucionales.

2B. Cree Oposición Local

Organícese UNA ORGANIZACIÓN LOCAL FUERTE ES ABSOLUTAMENTE CRUCIAL PARA EL ÉXITO. Establezca una organización local si aún no existe. A veces se puede comenzar

con sólo una o dos personas y se construye a partir de ahí. Trate de conseguir el apoyo de los líderes religiosos y cívicos. Trate de asegurar que la organización esté compuesta por individuos locales dignos de confianza, de preferencia líderes respetados de su comunidad o área.

Determine los temas motivantes que son más preocupantes y tienen la mayor probabilidad de animar a la gente. Para

un especialista financiero, un responsable de los medios de comunicación, etc., y trabaje en forma conjunta con otros grupos que puedan

Lista los pros y contras

Una forma muy efectiva de ayudar a las comunidades a pensar acerca de la minería es enumerar los pros y contras que generará la industria. Esto se efectúa mejor en una asamblea que incluye la mayor parte de la comunidad — hombres, mujeres, jóvenes y niños. Se puede tener dos o tres columnas — los pros, los contras, y quizá los impactos neutros, y se invita a todos a dar sus ideas. Si esto se hace correctamente, la gente se dará cuenta que si bien la minería puede generar ciertos beneficios, el sinnúmero de aspectos negativos afectaría a la comunidad de una manera mucho más profunda. Para las compañías puede ser muy difícil combatir este procedimiento, que puede unir a las comunidades.

muchas comunidades, el agua — la cantidad y la calidad — es una preocupación primordial. Para otras, es el sustento, la salud, la autodeterminación o la paz social. Organícese en torno a estas cuestiones.

Los que ven que sus falsas esperanzas de progreso o dinero rápido han sido frustradas por sus acciones podrían oponerse a su trabajo. De ahí la importancia de educar y mantener la unidad de la comunidad.

Inspire a la gente, recordándoles que juntos tienen mucho poder, y que pueden negarse a cooperar con su propia destrucción.

Los grupos de mujeres fuertes pueden desempeñar un papel importante para impedir los proyectos mineros, ya que la actividad minera afecta más a las mujeres. A menudo las mujeres están en la primera línea de las luchas mineras. Por otra parte incluya y fomente el liderazgo joven.

Solicite la ayuda de un especialista técnico (esto es esencial en todo el proceso) y capacite o encuentre a otras personas que pueden hacerse cargo de algún aspecto de la lucha -

18

tener las habilidades que su grupo no posee. Alguien de una universidad podría ser útil.

Se sorprenderá por la cantidad de recursos valiosos que se puede encontrar a su alrededor — funcionarios públicos jubilados, abogados, informáticos, diseñadores gráficos, topógrafos, periodistas, ecologistas, expertos en agua, fotógrafos, etc. Pueden ayudar a identificar las limitaciones que tienen las compañías, encontrar los procedimientos legales requeridos, documentar las irregularidades y difundirlas.

Haga correr la voz. Para movilizar a la comunidad, mantenga la sencillez del mensaje, tal vez con un lema corto, sin ambigüedades (por ejemplo: “!No a la Minería”, o “Sí a la Vida, No a la Minería!”) y una llamada a la acción.

Distribuya el liderazgo: No dependa de una sola persona para los papeles claves de liderazgo; capacite a varios líderes. Al distribuir el liderazgo se puede evitar que los esfuerzos se desmoronen si se elimina o sale el único líder, y también se reduce la posibilidad de agotamiento.

Es esencial que la gente sea capaz de responder rápidamente a las situaciones. Organice un sistema de comunicación de respuesta rápida — ¡y asegúrese de que la compañía esté enterada! Si no hay servicio de teléfono, consiga radios móviles y entréguelos a las personas claves en el área. Asegúrese de que el equipo esté bien mantenido y que el sistema funcione bien. Piense en un medio alternativo de comunicación en caso de que se deshabilite el canal normal. Y asuma que su teléfono, correo electrónico u otra comunicación electrónica esté siendo monitoreado y que podría ser interrumpido (véase Recursos K).

Informe a la comunidad A medida que recopila información, informe a la comunidad a través de fotos, folletos, libros, videos y panfletos. Organice reuniones o vaya de puerta en puerta para hablar con la gente de su comunidad y los alrededores, y trate de convencerles de la necesidad de organizarse y movilizarse contra del proyecto. Cuente historias y muestre imágenes de los daños ambientales, los efectos para la salud y la desintegración social. Las obras de teatro o títeres pueden ser eficaces. Las fotos y/o videos que muestran la destrucción a causa de las minas y la resistencia exitosa son especialmente útiles (véase Recursos H). El material audiovisual es a menudo más eficaz que el material escrito.

Se podría crear un periódico comunitario sencillo (o publicar en un diario existente), y/o colocar boletines semanales alrededor de la comunidad. Hágase entrevistar en los programas de radio o cree sus propios programas. Una forma eficaz y económica de informar es a través de la distribución de folletos sencillos que contienen principalmente fotos y dibujos que muestran los impactos sociales y ambientales. (Se puede incluir las fotos que están al final de esta guía).

19

Mantenga informadas a las personas claves sobre las reuniones y demás eventos que la compañía organiza. Proporcione oportunamente copias de los documentos pertinentes (por ejemplo, las leyes ambientales y los derechos de la comunidad) a los líderes para que se familiaricen con estos. Tal vez una persona con conocimientos de derecho podría ayudar a simplificarlos y hacer que el lenguaje sea comprensible.

Salidas de campo: Si es posible, organice salidas de campo a otras minas para que la gente vea el daño ambiental y social con sus propios ojos. Invite a personas de las comunidades afectadas por la minería para que hablen a nivel local y compartan sus experiencias.

Derechos: Asimismo, personalmente o con folletos, informe a la gente acerca de los derechos del ciudadano y la comunidad y las obligaciones de las compañías. Por ejemplo, una concesión por lo general da derechos a las compañías sólo debajo de la superficie, y ninguna compañía puede entrar legalmente a una propiedad privada sin el consentimiento del propietario. Haga hincapié en el hecho de que los derechos de la compañía no superan a los derechos individuales o colectivos. Si las personas conocen y ejercen sus derechos se empoderarán. Es posible que desee organizar una charla por alguien que tiene experiencia con los derechos colectivos e individuales, o de una organización de Derechos Humanos para reforzar el mensaje.

Para mantener la motivación informe a la comunidad sobre las acciones recientes, nuevas organizaciones que se unen, y otros avances.

El objetivo es crear una “masa crítica” de opinión pública en contra de la minería y a favor del desarrollo sostenible y bienestar de la comunidad. Recuerde, si usted no trabaja para el bienestar de su comunidad, nadie más lo hará. Es su comunidad que está en riesgo,

y ésta debe dirigir la resistencia. Sobre todo, asegúrese de que las mujeres estén bien informadas y comprometidas — a menudo hacen una gran diferencia.

Después de informar a su comunidad, reúnase con las comunidades vecinas y con las entidades locales, tales como gobiernos locales, grupos de comerciantes o agricultores, y organizaciones para la mujer — cualquier persona cuyo bienestar puede estar en peligro debido a la actividad minera. Recuerde, la minería puede afectar a personas y comunidades ubicadas a decenas de kilómetros de la mina — la contaminación transportada por el viento o el agua no respeta fronteras.

Trabaje duro con el gobierno local Asegúrese que su organización comunitaria se mantenga independiente del gobierno o la compañía. Pero si piensa que se puede confiar en el gobierno local, haga todo lo posible para que sea un aliado — puede desempeñar un papel importante, y ya veces puede parar proyectos grandes. Considere la posibilidad de acercarse a los funcionarios públicos a nivel regional y/o nacional. Si la minería es nueva en su área, probablemente los funcionarios públicos necesiten ser educados acerca de los múltiples impactos severos. Asegúrese que los gobiernos locales entiendan que los proyectos extractivos pueden destruir los planes de desarrollo local, tales como el turismo, la producción orgánica, los sitios arqueológicos, o la generación hidroeléctrica. Se podría comparar cuantitativamente las pérdidas económicas del turismo, la agricultura, etc., más el costo de las tierras perdidas y el agua contaminada con el valor de los puestos de trabajo mineros (creados en forma temporal o simplemente prometidos). Se podría notar que las compañías suelen transferir sus ganancias a paraísos fiscales para evitar el pago de impuestos.

20

Si bien los funcionarios del gobierno a menudo no responden a los intereses del pueblo que los eligió, hay que darles el beneficio de la duda. Se debe tratar de no alienarlos. Trabaje con ellos y provéeles con la mayor cantidad de información posible. Manténgales informados acerca de las reuniones y viajes e invíteles a su comunidad para que puedan ver más de cerca el problema. Busque apoyadores en todos los lados del espectro político, pero trate de evitar que la política de partidos se meta en su lucha.

Hay otras maneras de beneficiarse de una relación estrecha con el gobierno — por ejemplo, si logra que se declare su cantón o provincia un “Territorio Libre de Minas” o una “Zona de Desarrollo Turístico.” Ofrézcase para trabajar sobre un Plan de Manejo de tierras que excluye específicamente las industrias extractivas, y apoya a los proyectos locales.

Si decide que es imposible conseguir que el gobierno local esté a su lado, considere la posibilidad de acercarse a los funcionarios públicos a nivel regional y nacional que podrían convertirse en aliados y trate de ganarles para su lado. Algunos funcionarios le pueden dar información muy importante, y más tarde podrían defender su causa en el Congreso. Podrían presentar el extractivismo como algo muy perjudicial para todo el país, no sólo para las comunidades afectadas.

NOTA: En algunas áreas, los líderes tribales desempeñan informalmente el papel de gobierno local, por lo que es importante también mantenerles informados y obtener su apoyo. Después de haber sido bien informados, son ellos quienes pueden liderar la resistencia. Si la propiedad de la tierra es colectiva, la organización comunitaria debe incluir a los consejos y autoridades indígenas, agrarias y afro descendientes.

Consiga apoyo financiero La lucha puede durar muchos años y puede requerir una cantidad substancial de dinero. Hay organizaciones que le pueden ayudar económicamente en su lucha (véase Recursos P y Q).

Al principio, trate de obtener financiación a nivel local a través de donantes locales y eventos como bailes, festivales de música, obras de teatro comunitario, rifas, y subastas. Pida a un músico local o poeta que contribuya con una ‘presentación estelar’ en su evento. Se podría conseguir un artista de renombre de otra ciudad. Si este tipo de eventos son exitosos, se puede cambiarlos ligeramente y repetirlos más tarde. Por otra parte, son un gran impulso para la moral y la solidaridad, y pueden conseguir a más ciudadanos para la causa.

A medida que evoluciona la campaña, se puede requerir fondos para el desarrollo y mantenimiento del sitio web, la impresión, la producción de vídeos de corta duración, los gastos de viaje, las evaluaciones de expertos, y la asistencia legal o profesional. La obtención de fondos externos puede tomar tiempo, pero también es posible encontrar voluntarios que estén dispuestos a ayudar.

Póngase en contacto con organizaciones nacionales e internacionales para identificar posibles fuentes de financiación, y busque en el Internet. Acérquese a otras comunidades e individuos que tienen luchas similares porque pueden llevarle a los donantes.

Si bien la financiación externa ayuda a llevar a cabo más actividades contra un proyecto extractivo, es mejor no depender ella completamente. Es mejor basar su resistencia principalmente en sus propios recursos. Por otra parte, hay que estar consciente que la afluencia de grandes cantidades de dinero podría dañar la organización si es débil o generar conflictos internos. En este caso, tome medidas para proteger a su organización.

21

Genere alternativas económicas La lucha tendrá más respeto de la comunidad si ayuda a fortalecer la autodeterminación local y amplía las oportunidades económicas mediante la creación de proyectos que ofrecen a la gente una alternativa a los empleos de la compañía. Véase los ejemplos en el Anexo C-10. Hay apoyo que está disponible a través de Rainforest Alliance (Recursos R).

Los proyectos económicos alternativos son importantes, pero recuerde que las compañías pueden ofrecer salarios más altos — al menos en el corto o mediano plazo. Al final, es crucial la educación social y ambiental acerca de las consecuencias devastadoras de la actividad minera a largo plazo y la sostenibilidad de las alternativas.

2C. Establezca Alianzas y Organícese a Nivel Mundial

Para ayudar a nivelar el campo de juego entre las poderosas corporaciones y las comunidades locales, lleve a cabo la batalla en varias frentes a la vez. Haga todo lo posible para difundir la palabra y obtener apoyo a nivel local, regional, nacional e internacional. Busque el apoyo de universidades, organizaciones no gubernamentales (ONG) locales, regionales e internacionales, redes sociales, y posiblemente medios de comunicación, y gobiernos locales y/o regionales.

Si la compañía y/o el gobierno tienen a su lado a los tribunales, usted puede tener a favor suyo a la prensa, las organizaciones, las comunidades locales y ojalá los gobiernos locales. La atención mundial y el apoyo de las organizaciones internacionales pueden desempeñar un papel decisivo.

Tan pronto llegue la compañía o sus representantes, forme una alianza con un grupo de derechos humanos de renombre

como Human Rights Watch, Amnistía Internacional o la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y pida que este grupo difunda los abusos de derechos humanos (véase los recursos E y R). Esto obligará a la compañía a andar con cuidado. Aún mejor, un grupo podría enviar observadores a presenciar, registrar y denunciar lo que está sucediendo. Cuando esto sucede, las compañías (y el gobierno) tienen que ser muy cuidadosos.

Comience con alianzas locales Trate de crear una amplia variedad de oposición local. Acérquese a los propietarios de tierras (especialmente los colectivos), organizaciones religiosas y ambientales, gobiernos locales, regionales y nacionales, grupos de comerciantes y agricultores y organizaciones de mujeres — a cualquier persona cuyo bienestar puede estar en peligro debido a un proyecto extractivo. Manténgales informados y comprometidos.

Informe a la iglesia local o a los líderes religiosos acerca de los impactos de la actividad minera en los pobres y marginados y los estragos sociales que a menudo se producen. La participación de

Libre la batalla en los líderes religiosos, o de la

varias frentes: local, propia iglesia, puede hacer

regional, nacional e una gran diferencia en el resultado.

internacional, y utilice diferentes tácticas.

Un fuerte aliado podría ser la empresa de agua potable local o regional, o su equivalente, si entiende que una actividad extractiva podría contaminar y/o secar importantes fuentes hídricas. Otros aliados podrían ser los grupos de agricultores ubicados aguas abajo, ya que el agua de riego sería contaminada y su salud y cultivos se verían afectados. Del mismo modo, los acuicultores, los camaroneros, y muchos más podrían convertirse en aliados fuertes.

22

Establezca alianzas con otras comunidades afectadas. Algunas podrían proveer la información necesaria para los programas educativos. Recuerde, las comunidades aguas abajo o a sotavento también serán afectadas por la actividad minera. Por eso visite a estas comunidades e invíteles a participar.

Si están amenazadas las atracciones turísticas actuales o potenciales, trate de trabajar con las organizaciones de turismo (o los empresarios turísticos en forma individual) a nivel local y/o nacional.

Amplíe rápidamente sus alianzas Los estudiantes universitarios a veces pueden ser inspirados por su lucha y ofrecer ayuda en forma gratuita. Usted o un amigo suyo posiblemente conoce a alguien en una universidad que podría ayudar a organizar una reunión con sus amigos, un club de la universidad, o un departamento (biología, turismo, o hidrología). Los profesores universitarios son excelentes aliados. Pida permiso para dar presentaciones en sus clases y consiga la ayuda de los estudiantes de esta

manera. Los profesores podrían estar dispuestos a hacer investigaciones para su organización o comunidad, o podrían pedir a los estudiantes que lo hagan como parte de sus tareas de clase. Por otra parte se puede recaudar fondos y aumentar la publicidad pidiendo que los profesores y estudiantes realicen un foro o una conferencia sobre su lucha. Por otra parte esto puede generar interés en los medios de comunicación. (Pero asegúrese que no hayan sido cooptados por los intereses mineros.)

Los aliados potenciales dentro del gobierno nacional podrían incluir el defensor del pueblo, un comisionado de derechos humanos, el ministro de turismo, los

departamentos de recursos naturales y conservación de la vida silvestre o una agencia de agua. Estos se convertirán en aliados sólo si están verdaderamente independientes de los poderes que quieren promover el proyecto.

ONG: Las ONG (organizaciones no gubernamentales) nacionales también son aliados útiles. Busque las ONG en las ciudades principales que están trabajando sobre las industrias extractivas, los derechos humanos o el medio ambiente. Trate de conseguir el apoyo del mayor número posible y pida su ayuda para la recopilación de información del gobierno y otras fuentes. Estas ONG podrían financiar talleres y sesiones de información sobre los impactos de la minería. Pregunte si alguna de las ONG puede proporcionar asesoramiento jurídico gratuito.

Desde el nivel nacional, avance rápidamente a la arena internacional. Contacte y desarrolle buenas relaciones con una o más organizaciones internacionales. No deje de involucrar a MiningWatch Canadá y Earthworks (véase Recursos Q) temprano en el proceso; pueden ser aliados valiosos y eficaces. Si tiene que hacer frente a los abusos del gobierno, incluya a Amnistía Internacional, Front Line Defenders, FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos), y otras organizaciones similares. Los abusos deben documentarse bien. Si ha habido afectación directa o indirecta a áreas protegidas o especies en peligro de extinción, es posible que encuentre aliados en las organizaciones ambientales internacionales, como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) o el Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC).

Haga una campaña en el país de origen Busque organizaciones útiles en el país donde está la sede de la compañía, tales como

23

MiningWatch en Canadá, Earthworks y Oxfam América en los EE.UU., Rainforest Information Centre en Australia, y London Mining Network en el Reino Unido. Manténgales informados, y pida ayuda e información acerca de la compañía minera y sus inversores y fuentes de financiación. Utilice estas alianzas para poner en marcha campañas de cartas para denunciar los abusos e ilegalidades o resaltar los riesgos políticos, culturales o biológicos asociados con las actividades de la compañía. Presione a los inversores y otros proveedores de fondos para que se deshagan de su participación en la compañía. Esto puede ayudar a reducir el precio de las acciones de la compañía. Pida ayuda para difundir su historia y avergonzar a la compañía en casa, porque es ahí donde la mayor parte del poder está concentrado.

Póngase en contacto con los periódicos del país de origen de la compañía y envíe denuncias y peticiones al gobierno. Si la información es fiable y la compañía quiere dar la impresión de ser responsable, podría cambiar su política y abandonar el proyecto por completo. (Por otra parte, es posible que la compañía sea irresponsable y que no tenga una reputación para perder).

Haga que los residentes del área de la mina envíen un mensaje personal al presidente del país de origen de la compañía para reportar las tácticas ilegales o agresivas u otros problemas que está causando la compañía. Un personaje de renombre a nivel nacional en dicho país también podría ser reclutado para aumentar la presión.

Si es posible, asóciese con uno o más grupos del país, y visítelo para llamar la atención a la singularidad de su área y los problemas que acarrean las actividades de la compañía.

Bolsa de Valores: Denuncie la compañía a la Comisión Nacional de Valores, o su equivalente en su país de origen. Esto puede

impedir acceso a la bolsa o asegurar que sea más regulada. Haga resaltar cualquier información falsa o fraudulenta que haya publicado la compañía. Mantenga una lista de todas las comunicaciones con la Comisión de Valores y compártala con los aliados en el país, los medios de comunicación y/o los órganos superiores que regulan el mercado de valores.

Inversores y financiadores: si se puede evitar que un banco u otra fuente de financiación haga un préstamo importante esto puede tener un gran impacto en el proyecto — o puede destruirlo por completo. Compre algunas acciones de la compañía para que pueda asistir a las reuniones de accionistas. Esto le permite: (a) hablar directamente con algunos de los inversores más importantes acerca de lo que hace la compañía, e informarles acerca de los obstáculos legales, ambientales y sociales del proyecto, (b) presentar una resolución de accionista que beneficie a las comunidades y © aprender más sobre lo que se planea — información que podría ser difícil de obtener de otra manera.

Haga vínculos con grupos de inversores socialmente responsables, como organizaciones religiosas, fondos de pensiones o fondos sociales tales como Calvert o Trillium.

Esto funciona mejor si los inversores tienen algún grado de conciencia social o ambiental. Otros sólo estarán preocupados por las ganancias. Si reciben suficiente publicidad, sus acciones pueden ayudar a ahuyentar a posibles nuevos inversores.

Si la compañía se cotiza en la bolsa, no debe ser difícil obtener la información de contacto de los grandes inversores. Las posibilidades son SEDAR (Canadá), EDGAR (EE.UU.), Corp Watch (EE.UU.), y Rainforest Information Centre (Australia).

24

Miembros del directorio: Ya que la opinión del directorio tiene peso para el director general, trate de concientizarles acerca de la situación mediante cartas amables o visitas personales, si es posible.

Campañas de cartas: las campañas de cartas incluyendo las que se escriben desde el extranjero pueden impedir que los funcionarios pasen por alto el tema, y llamar su atención a un problema del cual tal vez no estén plenamente conscientes. Más importante aún, las cartas dejan saber a los funcionarios que hay personas fuera de las comunidades locales que les están observando. Las cartas pueden ser enviadas al presidente de la compañía, a un tomador de decisiones del gobierno del país [donde está el proyecto], al presidente o congresistas del país de origen de la compañía, a los principales proveedores de fondos, y a los inversores importantes de la compañía; elija uno o más de esta lista. En el caso de las cartas que están en el formato de correo electrónico, imprímalas y envíelas junto con las cartas de papel. El objetivo es inundar al objetivo con cartas de todas partes.

Además, considere otras opciones: el Internet (por ejemplo, MoveOn.org, SumOfUs.org), cartas de personas locales afectadas por el proyecto, y llamadas telefónicas o cartas de un personaje admirado a nivel nacional.

Anticipe las preguntas: Al hablar con (o escribir a) los líderes y funcionarios de todos los niveles, desde el nivel local hasta el internacional, anticipe sus argumentos y responda de antemano en forma proactiva.

Haga que sea personal: Las fotos de la devastación pueden ser muy poderosas. Considere la posibilidad de traer a los inversores o miembros del directorio para que hablen cara a cara con un residente afectado por la actividad minera. En todos los casos, las cartas y contactos deben ser amables y basados en hechos en vez de

enojados, hostiles, o inflamatorios, ya que esto sólo podría alienar a su objetivo.

2D. Utilice la Ley y el Proceso Político

Demandas y recursos de inconstitucionalidad Un recurso de inconstitucionalidad puede ser muy eficaz. Es un poderoso mensaje a la compañía, sus accionistas y sus representantes elegidos. Puede detener o retrasar el proyecto considerablemente, dándole tiempo a usted para que se organice mejor. Trate de hacer que la impugnación jurídica sea la más sólida posible, ya que si es exitosa puede establecer un precedente legal. Es probable que tenga que depender de la

necesario antes de llevar su caso ante un tribunal regional o internacional, por ejemplo el sistema Interamericano de Derechos Humanos o el Tribunal Latinoamericano del Agua. Le van a pedir evidencia de que se haya agotado todas las medidas legales en su propio país. Si bien todo esto puede parecer frustrante, también es indispensable si quiere intentar esta opción (y es muy recomendable mantener abierta esta opción).

Estudie detenidamente la constitución y la legislación minera para buscar oportunidades. Si encuentra que la compañía ha cometido errores de procedimiento, presente una demanda pidiendo la anulación de sus concesiones. Si esto no funciona, presente un recurso de inconstitucionalidad contra la compañía minera y/o el gobierno, basado en una violación legal o constitucional (ejemplos: la falta consultar a la comunidad, o haber tomado la propiedad

El consentimiento libre, previo e informado

Una de las herramientas más poderosas para la protección de las comunidades contra la devastación causada por los proyectos extractivos es el derecho de las comunidades a dar o negar su consentimiento. Esto se llama el derecho de consentimiento libre, previo e informado (CLPI). El derecho fue establecido por la ONU para las comunidades indígenas, y algunos países garantizan este derecho legalmente a todos los ciudadanos. Para que sea legítimo, el consentimiento debe darse sin presión, antes del inicio de cualquier actividad que pueda afectar a la comunidad, y debe ser informado — con la entrega de suficiente información en el idioma nativo de la región (y de una manera culturalmente apropiada ), de manera que la comunidad pueda tomar una decisión adecuada.

Todas las personas tienen el derecho a vivir en un contorno saludable. Las comunidades tienen derecho de saber lo que se propone, y el derecho de decir “¡No!”

ayuda de una ONG nacional o internacional, porque el proceso es complejo y costoso. Aunque los tribunales locales parezcan ser corruptos o cooptados por las autoridades gubernamentales, es posible que aun así quiera seguir adelante, porque es un paso

25

sin una compensación justa). Si esto no funciona, y hay buenos argumentos, se puede demandar al gobierno por haber violado la legislación minera u otras leyes.

Considere la posibilidad de demandar a la compañía en el país donde está registrada y/o demandar a la bolsa de valores correspondiente. Precaución: esto requiere una relación estrecha con una o más organizaciones de ese país que puedan ayudar — y dinero. Busque asesoramiento legal gratuito (véase Recursos G y Q). Los objetivos principales son: excluir la compañía de la bolsa, llamar la atención del público a la manera en que las bolsas de valores financian los abusos de derechos humanos o ambientales, y presionar al gobierno para que aplique normas de regulación más estrictas a las compañías extractivas que operan en el extranjero. Sólo la amenaza de una demanda de esta naturaleza puede ahuyentar a los inversores.

Muchas comunidades están utilizando la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (para CLPI), la legislación agraria, la legislación municipal, y otras herramientas para manifestar su oposición a los proyectos mineros.

Referendos / consultas locales Los referendos locales se han convertido en una forma popular de democratizar el proceso de toma de decisiones. En casi todos los casos, los electores han rechazado abrumadoramente los proyectos extractivos.

Este enfoque no siempre es aceptado por los gobiernos nacionales y tal vez no sea legalmente vinculante. Por otra parte, la compañía o el gobierno pueden invertir suficiente dinero para desviar el referendo a su favor. No obstante, los referendos tienen influencia política, y pueden hacer que los proyectos fracasen, particularmente los que tienen financiación del Banco Mundial o instituciones similares que requieren que los proyectos tengan amplio apoyo comunitario. Algunas comunidades realizan referendos mucho antes de que comience el proyecto y

26

elaboran estatutos u ordenanzas locales para reforzar sus decisiones.

Si se va a organizar una consulta popular en su comunidad, el Centro Legal de Defensores del Medio Ambiente es una buena fuente de información y asistencia. Véase “Recursos G”. (NOTA: la oficina del Asesor en Cumplimiento/Ombudsman del Banco Mundial es otra posibilidad, pero su historia de representar equitativamente los intereses de los grupos de ciudadanos no es tan buena.)

2E. Impugne y Retrase el Proceso

Las demoras son muy costosas para la compañía. Por otra parte se molestan los inversores y dan más tiempo para difundir el mensaje y organizar la resistencia.

Aproveche sus errores. Esté alerta para los errores que cometa la compañía o el gobierno, y aprovéchelos. Si existe cualquier mala conducta, difúndala ampliamente, denúnciela a las autoridades competentes, y si es pertinente tome (o amenace con tomar) acciones jurídicas.

Averigüe los procedimientos que debe seguir la compañía. Por ejemplo, las compañías pueden tener la obligación legal de compartir información y documentos con las comunidades cuando se pide, y realizar foros públicos y consultas para obtener el consentimiento de la comunidad, antes de que sean otorgadas las concesiones. Para ver los procedimientos requeridos en su país, véase Recursos B.

Si las concesiones ya se concedieron, busque cuidadosamente irregularidades e ilegalidades. Investigue cómo se obtuvieron las concesiones, si la compañía está legalmente constituida o no, y si hay

conflictos de interés (por ejemplo, si un funcionario público es accionista).

Si la compañía ha mentido acerca de la naturaleza de la mina o los permisos obtenidos, o ha invadido o apropiado tierras ilegalmente, o de otra manera ha actuado incorrectamente, denuncie esto oficialmente al defensor del pueblo, a la Comisión del Medio Ambiente o su equivalente, al Ministerio de Minas o su equivalente, a la prensa local, regional y nacional, a la prensa en el país de origen de la compañía, y a sus aliados en el extranjero. O denúncieles ante a los tribunales. Póngase en contacto con el presidente de la compañía y entréguele copias de la denuncia.

Exige los detalles de la recolección de los dates de la línea de base. Con frecuencia la exploración comienza antes de la preparación de la Evaluación del Impacto Ambiental, por lo que puede haber cientos o miles de pozos exploratorios y calicatas ya perforados. Si un

Si las compañías tuvieran la obligación de incluir los costos reales de la limpieza, muy pocos proyectos mineros serían rentables.

sitio minero ya ha sido explorado, señale que estas actividades suelen modificar la línea de base de la calidad y características de flujo de las aguas subterráneas, y a veces las aguas superficiales. Exija información detallada sobre el número y la ubicación de las perforaciones y su profundidad; evidencia de las aguas subterráneas; evidencia de los minerales sulfurosos, y en especial evidencia de que hayan sido taponadas correctamente, y si los reguladores en realidad hayan evaluado los datos e información del taponamiento y abandono o no.

Impugne y retrase los TdR Los Términos de Referencia (TdR) deben estar disponibles para el público, y ésta podría ser otra oportunidad para que las comunidades conozcan más acerca del

27

proyecto y los posibles impactos y actúen. En algunos países, se debe realizar audiencias públicas para determinar los elementos que han de ser incluidos en los TdR.

Tan pronto como sea posible, obtenga una copia de los TdR. Pida que alguien con experiencia los lea y trate de impugnarlos por motivos legales y técnicos mucho antes de que el gobierno los apruebe. Las razones técnicas podrían incluir el uso de procedimientos o equipos inadecuados o desactualizados, la omisión de datos claves, como especies en peligro, o el uso de datos de estaciones meteorológicas ubicadas erróneamente. Si existen deficiencias, insista que son incompletos y que otros aspectos deben ser considerados (por ejemplo, los impactos en las alternativas económicas

existentes, las especies protegidas y los sitios arqueológicos o de importancia cultural). Si se requiere una consulta con la comunidad como parte del proceso de aprobación, trate de demostrar que nunca fuera llevado a cabo legalmente. Los resultados de estas acciones dependerán en gran medida de las leyes y la Constitución.

Impugne y retrase el EIA La impugnación del EIA (EIS, EA, ESIS) puede ser una excelente manera de detener un proyecto o reducir los daños. Las ilegalidades o errores de fondo que se encuentran en el EIA pueden proporcionar las bases legales para la presentación de acciones administrativas o judiciales. O, si algún procedimiento o acción viola la Constitución, se puede presentar una impugnación constitucional o una medida judicial similar.

El EIA a menudo oculta, omite, o resta importancia a los impactos negativos. Puede

ignorar los resultados preocupantes de las minas similares que hay en el área o en otra parte. A veces es simplemente una copia de otro EIA, que lo vuelve irrelevante. Por lo general, los datos son proporcionados por la propia compañía minera y las agencias reguladoras no cuestionan realmente su validez. Gran parte de los datos ni siquiera están disponibles para el público. Las observaciones, advertencias, estipulaciones y otros elementos que aparecen en los TdR y la Licencia Ambiental o su equivalente, podrían haberse omitido en el EIA y el Plan de Manejo. Con frecuencia, una persona sin las calificaciones técnicas necesarias escribe el Resumen Ejecutivo.

Todos estos ofrecen oportunidades para impugnar el EIA. Y siempre mantenga un registro de las comunicaciones.

Exige los nombres y calificaciones de los autores de las diferentes secciones del EIA. Averigüe si la compañía dedicó suficiente tiempo a ciertos estudios, y donde se tomaron las mediciones — esto puede ayudar a invalidar el EIA más tarde. Los que preparan el EIA están obligados por ley a visitar la zona a ser explorada o explotada. Esto por lo general requiere el permiso de los propietarios. A veces, la comunidad puede bloquear el acceso al sitio del proyecto para evitar que la compañía complete el estudio del EIA. Documente cualquier invasión con fotos o videos.

Insista que las compañías y los reguladores incluyan las observaciones de personas o instituciones seleccionadas por la comunidad, incluyendo un experto en salud ambiental e impactos sociales. Las personas de confianza suya deben ser parte de los equipos de muestreo y análisis de datos. Si un EIA o un documento similar han sido preparados sin supervisión ciudadana, exija que sea reevaluado por un nuevo equipo que incluye partes independientes. Esto es esencial en los países que tengan regímenes autoritarios, o si

28

no hay órganos de gobierno independientes, donde estos estudios generalmente son aprobados a pesar de los defectos.

Los EIA a menudo contienen predicciones optimistas en lugar de datos reales. No tome en cuenta a ninguna predicción, e insista que el público necesita ver los datos reales (tales como calidad de agua, pruebas de acuífero, estudios geoquímicos, datos sísmicos históricos, datos de precipitación) — — ¡NO predicciones! Lo mejor es recoger sus propios datos.

Los errores pueden ser: áreas que dicen que estudiaron pero no lo hicieron; datos incorrectos de elevación o precipitación; límites incorrectos; listas de químicos incompletas; omisión de arroyos o fuentes de agua que la actividad minera podría contaminar o agotar; inadecuada evaluación social; omisión de especies amenazadas, en peligro de extinción o raras, o sitios arqueológicos o espirituales importantes; omisión de una actividad económica o actividad planificada que pudiera verse afectada. Si existen defectos, haga un resumen y distribuya sus conclusiones a todas las organizaciones y comunidades pertinentes. Presente los resultados a los funcionarios del gobierno y medios de comunicación y pida que se rechace el EIA. Prepare una versión abreviada para la comunidad que señale los defectos e impactos del proyecto.

Al preparar su impugnación, cite fuentes técnicas en lugar de ONG cuando sea posible. El material técnico da peso — tal vez nunca sea leído pero hará que sus argumentos tengan más credibilidad.

Durante la fase de socialización, el EIA pocas veces se hace disponible libremente al público, sino que a menudo hay que estudiarlo en las oficinas de la compañía. No acepte esto — exija que la compañía o el gobierno haga público el EIA y sus planes de

gestión y que provean un mecanismo de denuncia efectivo. Si no acepta hacerlo, presente una queja oficial ante la sede de la compañía, y envíe copias a las organizaciones y medios de comunicación en el país de origen de la compañía. Business & Human Rights es un buen recurso para esto (Recursos Q).

La mayoría de los EIA se recopilan de otros informes más técnicos, incluidos los estudios de factibilidad técnica y financiera. Pero las compañías mineras prefieren que el público vea sólo el EIA, que a menudo sea preparado por un asalariado de la compañía o la propia compañía. Con la persistencia, los grupos de ciudadanos pueden exigir que estos informes técnicos (que legalmente deben contener información precisa e imparcial) se hagan públicos y que sean parte del EIA. (A menudo estos informes se hallan en los sitios web de las bolsas de valores.) Trate de asegurar que los datos de exploración sean incluidos y estén disponibles para el público porque contienen información valiosa. Especialmente importante es el estudio de agua.

Si el EIA está completo, obtenga una copia y hágalo revisar para detectar errores e ilegalidades. Puede realizar su propia revisión pero por lo general se necesita experiencia especial, tal vez de parte de una organización especializada en la revisión de EIA (Recursos D), o un abogado que tiene experiencia con la ley de minería.

El Resumen Ejecutivo es la única parte del EIA que lee la mayoría de la gente, por lo que debe resumir todos los datos y temas más importantes. A menudo, la información más importante no se menciona en el Resumen Ejecutivo de una manera que sea fácil de comprender, sino que se encuentra dispersa a lo largo de cientos o miles de páginas, y difícilmente el público o los reguladores la pueden entender. Insista en que todos los hallazgos críticos se precisen claramente en el

29

resumen mediante tablas, figuras, gráficos y afirmaciones claras. ¡Exija resúmenes estadísticos y verifique su precisión! Insista en que los productos químicos utilizados tanto durante la exploración como la explotación se incluyan en los TdR y en el EIA.

Cierre: El EIA o Plan de Manejo debe contener planes detallados que explican cómo la compañía rehabilitará las áreas y recursos afectados y cómo esto se financiará. Los fondos para este paso final, la limpieza y la remediación, deberían ser suficientes y garantizados para asegurar que la compañía no abandone las zonas mineras sin haberlas rehabilitado adecuadamente. Puede ser muy costoso, y la compañía probablemente se resista a asignar sus ingresos o capital a estas actividades, ya que no generan ganancias (Si las compañías tuvieran la obligación de incluir los costos reales de la limpieza, muy pocos proyectos mineros serían rentables). Muchos países obligan a las compañías a proveer enormes garantías financieras para este fin durante la etapa inicial del proyecto. Sin embargo, con frecuencia esto no se hace, o la compañía subestima los costos. La presión de la comunidad puede obligarla a implementar un plan de remediación adecuado. Si esto no se hace, las consecuencias serán una pesada carga para las generaciones actuales y futuras.

Si resulta imposible detener la aprobación del EIA, es probable que la exploración comience. Esto puede provocar daños ambientales y sociales significativos (a pesar de los argumentos del gobierno o la compañía). Exija acceso a las áreas de exploración para determinar si la compañía está cumpliendo con los TdR, el EIA y el Plan de Manejo; si esto no es posible obtenga información de alguien al interior de la compañía o contratista. Averigüe lo siguiente: ¿Utilizan los riachuelos que no deben tocar? ¿Utilizan más agua de lo que

estipula el EIA? ¿Construyeron el sendero o camino de acceso más ancho que lo especificado? ¿Botan basura o utilizan sustancias químicas que no sean las enumeradas?) Si es así, presente una denuncia a los medios de comunicación, a las autoridades locales y nacionales y a sus aliados. Para este trabajo, establezca una comisión de auditoría ciudadana conformada por miembros respetados de la comunidad que no estén en la nómina de la compañía. Trate de encontrar a alguien que pueda capacitar a los miembros sobre lo que deben buscar y cómo documentarlo correctamente cuando inspeccionen los sitios de minería.

Niegue el consentimiento Los esfuerzos de resistencia basados únicamente en las iniciativas jurídicas y técnicas casi siempre fracasan si no cuentan también con el fuerte apoyo de la población local y aliados internacionales. Ésta es una lucha política; por lo tanto, es de suma importancia impedir que la compañía compre u obligue el consentimiento de la comunidad — en otras palabras, hay que impedir que obtenga la licencia social.

La compañía por lo general tiene la obligación de aceptar los comentarios de la comunidad. Si retrasan la notificación al público o imponen un período de tiempo muy corto para comentarios, proteste a las autoridades y pida que se extienda el periodo para comentarios.

Es una táctica común de la compañía o gobierno comprar a las personas claves. Prometen todo a todos (servicios médicos, nuevas escuelas, empleos bien remunerados, carreteras, etc.,) y posiblemente contraten (temporalmente) a la gente local, incluso si no es necesario, sólo para tenerles a su lado.

Para hacer frente a estas estrategias, concientice plenamente al público acerca de los impactos reales de la actividad minera,

30

impida la entrada de la compañía por todos los medios posibles (entre otros, no venda ni alquile el terreno, declare la comunidad libre de la minería, y bloquee físicamente el acceso a las áreas claves), y desarrolle planes para proteger y mejorar los proyectos de desarrollo local.

2F. Publicidad — Pase la Voz

Dé a conocer ampliamente el mal comportamiento. Muchas compañías tienen miedo de manchar su reputación, ya que esto afectaría su capacidad de atraer fondos. Difunda la información tanto como sea posible, a nivel local, nacional e internacional. Enfatice los temas tales como las amenazas a culturas indígenas, las fuentes de agua prístinas, la rica biodiversidad, la presencia de especies en peligro de extinción, la cercanía de áreas protegidas, los bosques antiguos, las zonas de importancia arqueológica, espiritual y cultural, y los lugares en riesgo de terremotos. En otras palabras, presente tantas oportunidades como sea posible para que las organizaciones se involucren. Si se ha presentado un EIA adecuado, éste puede ser una buena fuente de esta información.

Enfoque en un aspecto que interesará al mayor número de personas. Por ejemplo puede haber una especie “carismática” especial que se puede usar como grito de guerra (el Cóndor, el Jaguar, la Panda).

¡Enfatice el agua! El agua es un tema apremiante, a veces incluso más que los derechos humanos o la contaminación.

Trate de poner al descubierto la maquinaria política que trabaja en el segundo plano — ¡puede ser muy vergonzoso!

Si piensa que la ciencia corporativa no es objetiva, puede ser posible impugnarla en

forma preventiva utilizando los medios de comunicación locales, nacionales o internacionales. Tal vez ni siquiera sea necesario una prueba — puede cubrirse diciendo algo como “la compañía ha hecho una afirmación dudosa que…” o “existe una fuerte sospecha que…”

Querrá que su historia sea escuchada por tantas personas como sea posible. Los objetivos son: (1) resaltar los impactos en la naturaleza y la sociedad producidos por el proyecto, y (2) avergonzar públicamente a la compañía y hacer que le sea más difícil conseguir financiación mediante la desacreditación o siembra de dudas acerca del futuro del proyecto. La información deberá ser el 100% veraz de modo que la prensa, los funcionarios públicos y/o los inversores puedan confiar en ella.

La educación puede rendir frutos. La opinión pública puede ser el factor decisivo para detener los proyectos.

Fotos y videos Las imágenes y los clips de vídeo son mucho más poderosos que las palabras, y es esencial usarlos en la documentación de la lucha. Distribuya imágenes que muestren los resultados de la presencia de la compañía (enfrentamientos violentos, animales muertos, contaminación, destrucción del medio ambiente, o la comunidad en ruinas). Envíelas a los periodistas y otras figuras públicas. Si los funcionarios públicos son corruptos, envíe tarjetas postales con fotos a los miembros de la oposición en el Congreso. (En Ecuador, el grupo DECOIN imprimió tarjetas postales que mostraban a los paramilitares que atacaron a las comunidades, y la gente local las utilizaron para escribir mensajes al presidente de Ecuador).

Los periódicos y las emisoras de radio y televisión estarán mucho más dispuestos a

31

difundir su historia si se les da fotos, grabaciones de audio o clips de video de buena calidad. También debe darlos a los aliados potenciales.

Los documentales pueden ser clips de video muy cortos que se suben a YouTube o a sitios similares, y así pueden llegar a personas muy distantes de su área. Pueden hacerse en inglés y en su idioma nativo. Sin embargo, esto requiere tiempo y recursos, y hay que aprender a usar el equipo. Tal vez se pueda encontrar a alguien con experiencia para que lo haga.

El poder de los medios de comunicación Es indispensable comprender el poder de los medios de comunicación y desarrollar las destrezas necesarias para utilizarlos bien. Aprende a preparar kits y comunicados de prensa. Siempre que sea posible, incluya fotografías de buena calidad, clips de video, copias de documentos y entrevistas, y siempre incluya su información de contacto en caso de que necesiten más detalles.

Anime a los periodistas a visitar las comunidades, dando a uno o a unos pocos la primera oportunidad (un exclusivo) de reportar una historia. Asegúrese de que estén allí cuando ocurre algo importante para que lo puedan informar. También, no deje de tener una o más personas locales con cámaras.

Desarrolle una relación con un buen periodista, y establezca contactos locales e internacionales (es más probable que los periodistas internacionales puedan mantenerse independientes de la presión de la compañía o el gobierno). Provéeles con un flujo constante de información objetiva sobre las actividades y las amenazas a las comunidades y al medio ambiente. Siempre haga seguimiento a un comunicado de prensa mediante un correo electrónico o una llamada telefónica.

No se olvide los recursos locales. Trate de encontrar a alguien que pueda escribir y dibujar razonablemente bien. Caso contrario, hágase amigo de un reportero que le puede ayudar. Si existen organizaciones que capacitan a los periodistas comunitarios, pídales ayuda. Asimismo envíe boletines de noticias frecuentes sobre la situación a todos los periódicos regionales y nacionales. Haga cuñas para radios locales y regionales sobre la actividad minera y la importancia de conservar el agua, los bosques y la biodiversidad.

Por otra parte, tal vez pueda conseguir a un personaje muy respetado (tal como un héroe nacional o una estrella de TV/cine/deporte) para que le ayude a dar a conocer su causa. Ésta puede ser una herramienta de publicidad muy eficaz y económica.

Otra manera poderosa de presionar a los gobiernos y compañías es la de sacar espacio en un periódico regional (los medios de comunicación nacionales son mejores, pero también son más caros). Si se toma una media página o una página completa para denunciar las acciones perjudiciales esto puede lograr que el gobierno actúe para frenarlas si otras denuncias han fracasado. (NOTA: Tenga cuidado de no exagerar ni hacer falsas acusaciones.)

Cree una frase de moda (por ejemplo, refiérase a la “compañía de la muerte” o al “proyecto de destrucción”) e insértela continuamente en los medios de comunicación. Por otra parte se puede realizar conferencias de prensa en una ciudad importante, e invitar a los reporteros a un desayuno o almuerzo (así será más probable que asistan).

Asimismo se puede crear y distribuir afiches, vídeos, folletos y cuadernillos sobre la biodiversidad, el agua y los impactos de la actividad minera. Se puede encontrar lo que necesita ya disponible en el Internet.

32

Si la prensa no muestra ningún interés en divulgar su historia y no responde a sus llamadas telefónicas o correos electrónicos, entonces podría visitarles en sus oficinas para convencerles que le escuchen. Resalte que muchos de sus lectores /televidentes /oyentes están o estarán afectados por este problema u otros similares. Por otra parte puede ser útil decir a los reporteros y editores que éste es parte de un movimiento nacional y global creciente contra la actividad minera destructiva. De no ser así, puede que tenga que comprar espacio en los periódicos, radio o televisión, para influir en la opinión pública dentro o fuera de su área inmediata. ¡En cualquier caso la exposición en los medios es crucial! (Hay más en el suplemento: Recursos H y “Uso de los medios de comunicación.”)

El Internet y las redes sociales Las redes sociales y el Internet son recursos valiosos y de bajo costo, y ayudan a expandir la resistencia. Se puede crear una página web, blog o cuenta de Facebook para publicar mapas y detalles del proyecto, exponer las mentiras y malas acciones de la compañía minera, y mostrar fotos y vídeos de la resistencia. Actualícelo a menudo con promociones, nuevos aliados, noticias de las comunidades locales, nuevas fotos y vídeos. Si desea incluir las aportaciones de los demás y evitar el trabajo de hacer un sitio web, se puede crear un blog y actualizarlo con frecuencia. O hacer ambas cosas.

Si su comunidad no tiene Internet, trate de ponerse en contacto con un aliado que tiene acceso, y que puede ayudar a difundir la información. Trate de ampliar la cobertura de su lucha mediante la creación de cuentas en Facebook, Instagram, Twitter y YouTube. Muchas luchas contra la minería han tenido éxito con estas herramientas. Las alertas de acción y peticiones que hacen que decenas de miles de personas escriban a las compañías o a sus patrocinadores, o coloquen miles de

mensajes en sus páginas de Facebook, pueden ser muy poderosas.

Las compañías mineras son ricas y pueden dar un “maquillaje verde” a su proyecto. La página web, Facebook, o vídeos en YouTube pueden ser las únicas fuentes de información que cuentan la versión de los hechos de usted, por lo es importante obtener tanta información precisa como sea posible y difundirla ampliamente. Pida que las organizaciones nacionales e internacionales publiquen noticias de su campaña en sus sitios web. Será útil crear una versión en inglés de su sitio web. Trate de tener cámaras adecuadas y provea capacitación en su uso.

Marchas y manifestaciones La organización de manifestaciones en las ciudades principales puede ser una forma eficaz de ampliar el apoyo a su causa y elevar el perfil del problema, pero también puede ser costosa. Para que las manifestaciones tengan el mayor impacto es importante involucrar a la gente de las ciudades, y no deje de organizar cobertura en los medios de comunicación. Sin embargo si las manifestaciones son manipuladas y se vuelven violentas, serán contraproducentes. Si el gobierno prohíbe las manifestaciones, en vez de eso se puede realizar vigilias y foros.

Tal vez se pueda organizar una marcha larga desde la comunidad amenazada hasta la capital estatal o nacional. O una huelga de hambre — pero debe ser muy bien organizada para lograr el máximo beneficio y no poner en peligro las vidas de los participantes.

El bloqueo de caminos de acceso, las sentadas, las huelgas de hambre y otras acciones de desobediencia civil han sido utilizados con éxito por comunidades bien organizadas en todas partes. Elija lo que es mejor para su situación.

33

Obra de teatro o títeres La presentación una obra de teatro o títeres para ilustrar los efectos de la minería puede ser una buena manera de comunicarse, especialmente si la población no sabe leer y escribir. La trama puede ser sencilla: mostrar los efectos de la minería, comparar el antes y el después, las promesas y la realidad, poner de relieve las diferentes maneras que las compañías engañan a la gente y los impactos de las divisiones entre los vecinos o familias. Este tipo de teatro de la calle típicamente requiere una o dos personas que representan a la comunidad y una persona que representa a la compañía y/o el gobierno. Algunas de las mejores obras del teatro de la calle combinan la comedia con el drama serio.

2G. Acción Directa

Parte de la lucha puede ser la acción directa o la desobediencia civil para impedir la exploración o explotación, y evitar que la compañía realice el EIA o que gane terreno

de otras maneras. El objetivo es fomentar tensión para obligar a la compañía o entidad pública a reconocer el problema. La acción directa puede ser motivante, y profundizar el vínculo con el sitio amenazado y la comunidad que está resistiendo.

Haga todo lo posible para asegurar que las medidas sean no violentas, aunque vaya a requerir más tiempo para alcanzar su meta. Gandhi y Martin Luther King, entre otros, han demostrado la eficacia de la acción directa no violenta y la desobediencia civil, si la gente se organiza y viola intencionalmente a las leyes que considera injustas. La

violencia, en casi todos los casos, es contraproducente, y a menudo sólo ayuda a justificar el uso de la violencia en su contra. La opinión pública se puede volver en contra de su lucha. Los costos legales asociados podrían ser una carga severa para su presupuesto.

Las compañías podrían tratar de infiltrar su grupo y fomentar acciones violentas a fin de desacreditarlo y poner a usted y sus colegas en la cárcel. Cuando alguien sugiere acciones violentas, pregúntese quién es esa persona y cuáles podrían ser sus motivos.

La acción directa puede funcionar o no dependiendo del nivel de apoyo local y nacional para el proyecto minero. Es un tema particularmente delicado en este momento, cuando los gobiernos pueden utilizar el término “terrorista” en su contra. Si se pega la etiqueta, el poder del gobierno y el ejército puede caer encima de su organización. Los líderes podrían ser detenidos o su campaña podría perder el respaldo esencial. Si el ejército está involucrado, es mejor esperar hasta que se pueda aprender más.

A pesar de los riesgos, hay momentos cuando la acción directa puede galvanizar la oposición local, y convertirse en un poderoso símbolo de resistencia. El bloqueo de los caminos de acceso a las minas, las sentadas, las huelgas de hambre y otras métodos creativos de desobediencia civil han sido utilizados con éxito por comunidades bien organizadas en todo el mundo. Una táctica simple es quitar las estacas, banderas y otros marcadores topográficos de la compañía.

Mantenga su objetivo en mente y elija las tácticas más prometedoras para conseguir apoyo para su posición. Si decide seguir adelante con la acción directa, planifíquela de antemano y en forma detallada. Todos los participantes deben ponerse de acuerdo sobre un solo juego de principios, de lo contrario los medios de comunicación y la policía

34

pueden enfocar en la conducta de algunos participantes en lugar del objetivo original de la acción. Sea cauteloso cuando escoja con quienes va a trabajar — y sea cuidadoso con los provocadores.

Éstas son algunas preguntas preliminares que deben ser contestadas: ¿Qué se requiere para obtener los mayores beneficios (por ejemplo, invitar a los periodistas, a los observadores de derechos humanos o a un miembro del Congreso)? ¿Cuáles son algunas consecuencias negativas, y qué se puede hacer para neutralizar o minimizarlas? ¿Cuáles son los resultados más probables a corto, mediano y largo plazo? ¿Qué actividades de seguimiento deben ser implementadas para que las acciones no se desperdicien?

Si después de considerarla cuidadosamente, se decide participar en la desobediencia civil, es importante capacitar a los participantes en la práctica de la resistencia no violenta. Para minimizar los impactos legales de la acción directa, es absolutamente necesario contar con asesoramiento legal previo — y debe ser bueno.

Durante la acción, trate de mantener su posición. Si rompe filas y corre se podría frustrar el propósito de la acción y poner en peligro a los demás. No se ponga en una posición peligrosa a menos que esté personalmente dispuesto a enfrentar el peligro. Caso contrario, elija un papel de menor riesgo.

Ejemplos: Si bien los autores no abogan por los siguientes tipos de acción directa, podría ser útil mencionar lo que han funcionado en algunas situaciones: En México, los manifestantes se apoderaron de la maquinaria minera cuando se contaminara un río, y la devolvieron a la compañía después de la ésta fuera expulsada. Otra comunidad utilizó bloqueos de carreteras para explicar la situación a la gente en los

vehículos que pasaban. Otro grupo dio un ultimátum a la compañía minera para que abandonara la zona dentro de 24 horas, y luego cerró los caminos y se negó a alimentar a los mineros extranjeros. En Chile, los manifestantes expulsaron físicamente de la zona a los funcionarios de la compañía, los geólogos, el gobernador y su comitiva, y otros. En Ecuador, la gente local en dos ocasiones quemó los campamentos mineros desocupados para enfatizar su resistencia. Véase Recursos J para obtener más orientación y ejemplos.

2H. Si la Minería Sigue Adelante o Está en Marcha

Tal vez sea imposible detener el proyecto, o ya esté en marcha cuando empieza a organizarse contra éste. Sin embargo, con la ayuda de una fuerte organización comunitaria que es independiente de los intereses de las compañías mineras, se puede reducir los impactos.

Precauciones para la salud Si parece que la minería va a seguir adelante, tome medidas para proteger la salud de las comunidades locales. Identifique las posibles amenazas para la salud y establezca un sistema independiente para monitorear los efectos tóxicos de los contaminantes de la mina en las poblaciones locales. Trate de obtener una encuesta de línea de base sobre la salud humana y el medio ambiente (aire, agua, suelo, alimentos) para determinar los niveles existentes de metales pesados, arsénico, cianuro y otros contaminantes potenciales en las fuentes y cuerpos de agua. Asegúrese de que se haga con cuidado, con precisión, y con independencia de la compañía. Las líneas de base permiten medir el impacto de las actividades mineras y tal vez evitarlo. Es una responsabilidad clave de

35

la compañía minera y también debería ser una responsabilidad del gobierno — pero no confíe en que lo hagan. Si no lo realiza una entidad fiable podría ser inútil. Es posible que desee monitorear el proceso de medición.

Los miembros de la comunidad pueden establecer un programa de muestreo para determinar los parámetros de referencia y monitorear la calidad de agua, las partículas en el aire y los indicadores de salud. Ésta es una buena manera de mantener la participación de las comunidades en el proceso, informarlas acerca de los riesgos y responsabilizar a las compañías. Las muestras se pueden analizar a nivel local, o con la ayuda de un profesional solidario. Detalles en la Sección 2A.

Cualesquier planes para salvaguardar la salud deben adaptarse a la manera en que la gente local identifica y prioriza sus propias necesidades de salud y acceso a la asistencia sanitaria. Sus voces deben incorporarse en cualquier programa de salud que se proponga a fin de garantizar su éxito.

Compensación Suficientes fondos deberían ser marcados para compensar a las comunidades locales por el tratamiento de los problemas de salud, la muerte, la pérdida de agricultura, pesca y caza, la reubicación forzada, la pérdida de los medios de vida a causa de los proyectos extractivos, y otros impactos negativos. Sin embargo, esto casi nunca sucede. La acción judicial puede ayudar a asegurar que se aborden los daños. Podría haber una oficina nacional de protección del medio ambiente para obligar a las compañías a limpiar los sitios antes de salir, pero su eficacia dependería de su independencia del proyecto. Supervisión comunitaria Para reducir el nivel de agitación social (aunque no la vaya a eliminar) es útil tener

mantener una organización comunitaria fuerte que

la comunidad fragmentada. (Es pueda negociar mejoras en la infraestructura

también es el caso para otros grupos y servicios, aprobar el nuevo personal de la

organizados, tales como los grupos de compañía (insiste en los antecedentes penales

mujeres, los proyectos de conservación, o el y el respaldo de la comunidad) y los nuevos

grupo que trata de establecer un “área establecimientos comerciales (rechace los

protegida municipal.”) Aunque es posible burdeles y cantinas). También puede pedir

que la compañía trate de comprar a los pruebas de que las promesas hayan sido

líderes o intimidarlos, es mejor tener un cumplidas (por ejemplo, que se taparan los

comité comunitario elegido pozos de exploración), y exigir que la

democráticamente y dirigido por individuos compañía implemente prácticas de minería

confiables que se mantienen independientes más idóneas para el medio ambiente, utilice

y libres para poder denunciar las sustancias menos tóxicas, encuentre sitios de

irregularidades o ilegalidades a las desechos más adecuados, y deje de afectar a

autoridades correspondientes. El poder debe ciertos recursos o sitios espirituales. Si un

mantenerse dentro de las comunidades, solo comité de supervisión elegido por la

preferentemente en las manos de los comunidad es responsable de la negociación

residentes de larga duración. con la compañía, ésta tendrá menos posibilidad de dividir y conquistar, o

_____________________________________________________________________________________ 3. Conclusión

El Exito es Posible.

Podría parecer inútil y una pérdida de tiempo enfrentar a las poderosas corporaciones transnacionales o los proyectos

extractivos promovidos por el gobierno. Sin embargo, hay una creciente tendencia global de protesta popular, y ha habido luchas exitosas en todas partes. Mediante el trabajo duro y la perseverancia, las comunidades pueden defenderse contra los proyectos

36

“No extractivos y reducir los impactos. Véase el

existen métodos milagrosos para Anexo C para ejemplos de la resistencia

superar los problemas que enfrentamos, sólo exitosa.

los familiares: la comprensión, la educación, la organización, la acción — y el tipo de Entienda y utilice el concepto del Punto de

compromiso que persiste a pesar de los Inflexión: los cambios importantes a menudo

fracasos, inspirado por la esperanza de un crecen como corrientes subsubmarinas con

futuro mejor.” (Noam Chomsky) poca respuesta visible, y las acciones pueden parecer ser inútiles. Pero con el esfuerzo persistente, la situación puede llegar a un punto crítico y de repente gira en la dirección deseada, aparentemente desde la nada.

La lucha puede ser larga y difícil, pero vale la pena. La recompensa es la buena salud continuada de su comunidad y su entorno.

¡NUNCA DEBE RINDIRSE!

_____________________________________________________________________________________ Anexo A: Tácticas de la Compañía y Contramedidas de la Comunidad

Esta sección describe las tácticas utilizadas por algunas compañías en determinados puntos del proceso. Si bien es posible que no todas se apliquen en su situación, es bueno estar preparado por adelantado.

Táctica 1 — Visita con identidad falsa La compañía tiene, o está solicitando, concesiones, y envía a un equipo para evaluar la situación local. Quiere averiguar el nivel de conocimiento entre la población y el grado de oposición. Comienza a identificar a las personas claves en la comunidad o en el gobierno local, a fin de ganarles para su lado. Puede venir con una identidad falsa (por ejemplo, haciéndose pasar por el

representante de una ONG o un misionero) con el fin de obtener información.

Contramedidas Tenga cuidado con las personas que piden información sin una buena razón. Asegúrese que los extraños sean lo que dicen que son — obtenga su información de identidad, teléfono y dirección para dar seguimiento. Anote lo que proponen u ofrecen. Si mienten, será necesario demostrarlo y exponerles.

Si se sospecha que podría ser un proyecto minero u otro proyecto extractivo, estudie la legislación para ver cuáles pasos obligatorios

37

le corresponde realizar antes de que vuelva (véase la Sección 2A).

Táctica 2 — Presentación de la compañía Después de encontrar a un aliado local, la compañía o las autoridades estatales posiblemente vendrán en forma abierta para reunirse con los funcionarios “amigos” del gobierno o comunidad local para hablar sobre el proyecto. A esta altura las autoridades locales pueden haber recibido la promesa de algunos beneficios monetarios o de otro tipo.

Por lo general, las compañías mineras hacen sus presentaciones a través de personas sin conocimientos técnicos, que pueden hacer declaraciones técnicas que luego resulten ser basura. No mencionarán ningún impacto negativo. Y evitarán las palabras alarmantes como “cianuro” y más bien utilizarán eufemismos. Tratarán de fomentar los temores económicos con el falso argumento familiar: “¡su economía colapsará sin este proyecto!”

La compañía puede jactarse de haber firmado acuerdos de mejores prácticas, tales como los Principios Voluntarios sobre Seguridad y Derechos Humanos. Pero estos no tienen ningún valor: no hay ningún mecanismo para exigir su cumplimiento.

Contramedidas Lo más importante es establecer ustedes mismos las condiciones para las reuniones. NO LES DEJE TOMAR LA INICIATIVA. En primer lugar reúnase con la comunidad para ver si existe un acuerdo general para permitir que la compañía haga una presentación. A continuación, establezca las condiciones. Es una buena idea decir que se va a grabar o filmar la reunión. Pregunte a las personas que harán la presentación si tienen la educación y experiencia necesaria para apoyar sus afirmaciones técnicas.

38

Se podría insistir en la presencia de alguien con experiencia en minería e impactos ambientales que no pertenece a la compañía. Si es posible, haga los arreglos para que asista y hable alguien de otro pueblo afectado por la actividad minera– con preferencia una mujer que puede analizar los problemas sociales y sanitarios. Si la compañía se resiste a sus condiciones, se estará revelando por lo que realmente es.

Durante la presentación, cuestione las predicciones optimistas. Haga preguntas difíciles. Anticipe sus argumentos y esté preparado de antemano para refutar las afirmaciones falsas con fotos y/o datos fiables. Por ejemplo, dispute el argumento de que “su economía colapsará sin nosotros”. Impugne el argumento de que la minería “es perfectamente segura” con ejemplos de otras minas similares.

Hable sobre la línea de base, y si es necesario cuestione sus datos. Hable de las cosas como cianuro, los otros productos químicos que utilizan, la radiactividad, y los problemas de agua, y oblígueles a reconocer estos problemas. Mencione las mentiras anteriores de la compañía, las promesas no cumplidas, y la mala conducta, y muestre fotos. Se puede mencionar la probabilidad de enfermedades, drogadicción, trastorno social y envenenamiento del agua y de la tierra. Indique que su calidad de vida, que será destruida por el proyecto, vale mucho más que el dinero.

Las portavoces de la minería tratarán de evitar estas preguntas, pero al hacer eso, la gente se dará cuenta que no son honestas ni abiertas. Su trabajo consiste en hacer que esto sea obvio. Táctica 3 — Consulta farsa Las compañías pueden utilizar las reuniones para conseguir que la comunidad acepte el proyecto — la “licencia social” que necesitan.

Pueden describir sólo los beneficios del proyecto. Posiblemente no aclaren a los participantes el verdadero propósito de la reunión, y luego la utilicen para afirmar que la comunidad dio su consentimiento para el proyecto.

Contramedidas Detenga todo mal uso de las reuniones de la comunidad por la compañía o el gobierno. Cuando sea necesario, aclare que la reunión no es para la consulta, sino para que se informe a la comunidad sobre el proyecto, que es un paso necesario antes de cualquier consulta. La comunidad debe tomar la iniciativa y establecer sus propias reglas y condiciones para el proceso.

Obtenga información: Lleve sus propias actas de la reunión, y pida a la compañía que proporcione una copia de sus actas también. Obtenga tanta información sobre la compañía como sea posible: nombres de los funcionarios de la compañía, direcciones, teléfonos, procedencia, detalles de las concesiones (código, límites y extensión física en hectáreas de la concesión), y una lista de las propiedades, comunidades y activos comunales que están dentro de las concesiones. Solicite un mapa que muestra las concesiones. En otras palabras, aproveche la situación para obtener la información que necesita usted y su comunidad.

Si los representantes de la compañía no pueden o no quieren suministrar esta información, podría ser estratégico postergar la reunión hasta que hayan facilitado toda la información necesaria y muestren respeto a las decisiones de la comunidad, y pedir a los representantes de la compañía (públicamente o por escrito) que se postergue la socialización del proyecto unos 3 o 6 meses, o hasta que la comunidad esté bien informada acerca de las implicaciones del mismo. Esto evitará disensión temprana dentro de la comunidad (que es una táctica favorita de la

39

compañía). Mientras tanto, usted y sus colegas deben obtener toda la información disponible acerca de la compañía y el proyecto, y presentarla a la comunidad. Sólo después de que todos los miembros de la comunidad hayan sido completamente informados se debe permitir el proceso de consulta.

Táctica 4 — Organismo de fachada falsa La compañía puede negociar con un grupo local que quiere tener de su lado, pero que no representa realmente los intereses de la comunidad. Si no puede encontrar a un aliado dispuesto, podría crear un nuevo grupo compuesto por personas que apoyan al proyecto minero. Asimismo puede crear una estructura de gobierno paralela, o empoderar a un líder pro-compañía, o simplemente corromper al líder de una organización existente.

La compañía podría hacer esto con los grupos de jóvenes, agricultores, indígenas, mujeres o una iglesia. Puede haber mucho dinero disponible de inmediato para este nuevo grupo. En el caso de los proyectos con apoyo gubernamental, podían ofrecer obras públicas atractivas a los funcionarios locales a fin de que se pongan a su lado.

Este grupo será el campeón público de la compañía, defenderá y apoyará el proyecto, y aplicará algunos de los programas sociales de la compañía (y se beneficiará económicamente de la presencia de la compañía). Todo esto es divisivo y se emplea para desestabilizar las defensas de la comunidad. Puede alterar drásticamente el equilibrio de poder en la comunidad.

La compañía puede hacer esto antes o después del EIA. Sus objetivos son: (a) fomentar la desconfianza dentro de la comunidad y (b) dar a la compañía la legitimidad que necesita para convencer a los inversores, instituciones financieras,

funcionarios públicas y público en general que su proyecto ha obtenido la licencia social necesaria.

Si su comunidad logra derrotar esta táctica, la compañía y su grupo falso pueden acercarse entonces a las comunidades cercanas para tratar de ponerles en contra de su comunidad, y esto produciría conflictos entre las comunidades y aumentaría la presión sobre los que se resisten al proyecto.

Contramedidas Tiene que estar un paso por delante y tratar de llegar a estas personas influyentes antes de que la compañía los pueda reclutar. Proporcióneles la información fiable sobre el proyecto con el fin de lograr que se pongan de su lado. Si esto no funciona, exponga cualquier conflicto de intereses que existe, u otros motivos de la desconfianza. Si puede hacerlo, demuestre que la compañía minera ha sido deshonesta en el pasado. Señale que el verdadero interés de la compañía es la extracción de los recursos y las ganancias, y no el bienestar de la comunidad.

Antes de que la compañía tenga la oportunidad de crear una organización falsa, eduque a los miembros de la comunidad sobre esta táctica. Si es demasiado tarde para impedirlo, denúnciela a tantas personas y organizaciones como sea posible para evitar que la organización falsa firme contratos con otras organizaciones o con instituciones públicas. Asegúrese que los inversores de la compañía, otras comunidades y los funcionarios públicos sepan que las declaraciones de apoyo comunitario de la organización falsa son exactamente eso: falsas. Táctica 5 — Trampa de la firma La compañía puede enviar representantes a las casas de los desempleados con la promesa de empleos bien pagados si firman una “solicitud de empleo”, que en realidad es una

40

petición que manifiesta apoyo para el proyecto, o un acuerdo para vender su tierra. En las Filipinas, una compañía de extracción engañó a los indígenas e hizo que firmaran una hoja de papel en blanco que más tarde se utilizó como “prueba” de su aceptación del proyecto minero. Esta trampa de la firma es otra forma de “pseudoconsulta”.

Contramedidas No se caiga en esta trampa. Tenga cuidado antes de firmar algo. Si las personas no pueden leer, entonces un socio o amigo de confianza debe leer el documento para ellos. Nunca firme un papel en blanco ni algo que pueda ser modificado a fin de manifestar su apoyo al proyecto minero. Asegúrese que el título en el papel describa lo que requiere su firma. Coloque sus iniciales en cada página y/o tome fotos de las páginas firmadas.

Táctica 6 — Ofertas de regalos, servicios, proyectos y empleos La compañía prometerá empleos y servicios y proyectos de infraestructura, como carreteras, puentes, clínicas, escuelas, un médico a tiempo completo y cuidado médico/dental y becas para la educación. Cuando ofrecen empleos bien remunerados (que por lo general son de corta duración), es posible que escojan a ciertos individuos influyentes, sembrando así el resentimiento. También pueden dar “regalos”, tales como laptops o teléfonos inteligentes, directamente o a través de una organización de fachada o una fundación.

Estas acciones son especialmente seductoras para las comunidades desatendidas por el gobierno y/o que tienen una alta tasa de desempleo. Se divide a la comunidad entre los que quieren aceptar las ofertas de la compañía y los que cuestionan su generosidad.

A medida que la compañía empiece a repartir su dinero, estará implantando su concepto de

desarrollo y riqueza, atándolo a la actividad minera. El dinero, en su mundo, es sinónimo de la riqueza y, si no tiene mucho dinero, es pobre. Esto a menudo da lugar a un cambio importante en los valores de las comunidades rurales e indígenas que tradicionalmente valoran otros aspectos de la vida tanto o más que el dinero — como la coexistencia pacífica, el ambiente sano y la fuerte identidad cultural.

Si se trata de un proyecto apoyado por el gobierno, los funcionarios públicos pueden seducir a los funcionarios locales con ofertas de altas posiciones políticas y obras públicas, de las cuales pueden tomar el crédito a fin de facilitar su permanencia en el poder. Hay una buena lógica detrás de la frase “el poder corrompe.”

Contramedidas Antes de que su comunidad acepte los regalos de las compañías debe reflexionar profundamente. A estas alturas ya se habrá distribuido la información sobre la compañía y los efectos nocivos del proyecto y se habrá conseguido el apoyo de aliados locales, regionales, nacionales e internacionales. Constantemente hay que recordar a la gente que los proyectos de extracción suelen traer riqueza a unos pocos, y a la mayoría, pobreza a largo plazo, pérdida irremplazable de valores sociales y culturales, impactos graves de salud y degradación ambiental a largo plazo. Y cualquier cosa que ofrezca la compañía no vale la pena frente a esas pérdidas permanentes y devastadoras. Si la gente valora el bienestar de su comunidad en todas sus dimensiones — no sólo en lo económico — entonces se opondrá a la versión falsa de desarrollo y “bienestar” que promueve la compañía.

Recuerde a la comunidad que si bien algunas promesas son cumplidas (al menos al principio), muchas no lo son. Si llega a ser

41

demasiado costoso, las promesas de reasentar a las personas de las casas muy afectadas por las minas a menudo se desechan.

Lo más importante es concientizar a la gente que es una estrategia de la compañía para dividir a la comunidad y ayudar al proyecto a avanzar. El reto de usted es asegurar que todos los miembros de la comunidad entiendan que si aceptan estas cosas, estarán ayudando a la compañía a alcanzar su objetivo final: la extracción, y la devastación consiguiente de la comunidad.

Cuando las funciones de servicio del gobierno local son reemplazadas por las compañías mineras, se crea una dependencia de los bienes y servicios que proporcionan, se fomenta la corrupción, y se pone a la sociedad en el camino hacia el eventual colapso cuando la compañía sale. Trate de conseguir que los gobiernos nacionales o locales proporcionen los servicios o infraestructura que ofrece la compañía de extracción, ya que los gobiernos tienen la responsabilidad de proveer los servicios públicos.

Táctica 7 — Tácticas dilatorias Cuando las minas están ubicadas en zonas alejadas de difícil acceso, es común que las compañías dilaten el acceso a las operaciones para los equipos de supervisión de la comunidad. Imponen largos controles de seguridad, o requieren que los ciudadanos asistan a largas presentaciones de relaciones públicas y seguridad. O pueden prohibir por completo el acceso a la zona del proyecto. Estas tácticas están destinadas en parte a consumir el tiempo limitado que dispone el equipo para que poco trabajo real de campo/observación/muestreo/medición pueda llevarse a cabo.

Contramedida Recuerde que las concesiones mineras por lo general no incluyen los derechos a la

superficie. Si le niegan acceso a ciertas áreas, hable con los propietarios de las tierras y obtenga su autorización. Familiarícese con su derecho constitucional y legal a la libertad de movimiento y la información, y desafíe a los empleados mineros con el libro de leyes y reglamentos en la mano.

Táctica 8 — Infiltración y vigilancia Si lo que está en juego es suficientemente grande, la compañía (o el gobierno) pueden recurrir al espionaje para enterarse de sus planes y acciones. Pueden instalar cámaras de video o equipos de grabación para monitorear los puntos claves y ciertas reuniones. Pueden grabar las conversaciones telefónicas y e interceptar los mensajes de correo electrónico.

Pueden reclutar o plantar espías para recoger información que se usará en contra suya. El espía puede llegar a ser un miembro clave de su grupo, participar en las acciones de protesta y servir como anfitrión de las reuniones de acción. Por lo general, el espía está ahí para recoger información, pero a veces puede impulsar al grupo a hacer acciones (por lo general ilegales) que manchen a su reputación o haga que sus líderes se vayan la cárcel.

Contramedidas Cuando hable de asuntos delicados, utilice los medios de comunicación tan seguros como sea posible, por ejemplo las reuniones cara a cara en lugares donde hay poca probabilidad de que sean monitoreados por la compañía o el gobierno, y sólo con las personas de su confianza. Los teléfonos de línea fija son más seguros que los celulares, pero no del todo. Los correos electrónicos no son seguros. Hay programas para cifrar el texto del correo electrónico. Son más seguros que el correo electrónico normal, pero no son el 100% seguros. En algunos casos, un servicio como privnote.com es mejor. Para el intercambio de documentos sensibles en

42

forma digital, lo mejor es enviarlos como PDF encriptado, o utilizar Privnote (Recursos K).

Táctica 9 — La compañía afirma que es inútil luchar

La compañía puede decir que debido a su gran influencia y poder, es inútil luchar. Podría afirmar que puede esperar años para iniciar sus actividades. Puede insinuar que si la logran sacar, otra compañía peor vendrá. “Les irá mejor con nosotros”, declara. Estas afirmaciones son absurdas.

Contramedidas Ésta es una táctica psicológica para disuadir a los líderes de la comunidad, crear un ambiente de pesimismo, y hacer que se den por vencidos. ¡No se dejen engañar!

Diga que cualquier otra compañía enfrentará la misma oposición que ha sido desplegada en su contra, y que son comunidades cuyo conocimiento y resistencia se vuelve cada vez más fuerte. Aplique acciones de resistencia en forma permanente y difúndalas en los medios de comunicación nacional e internacional. El liderazgo compartido reducirá la tensión de una batalla prolongada.

Recuerde que si bien una lucha larga puede ser agotadora para la comunidad, también es muy costosa para la compañía. Los inversores e instituciones financieras pueden dudar en invertir en un proyecto polémico que esté envuelto en problemas sociales.

Táctica 10 — Demandas y acusaciones falsas Si la compañía (o el gobierno) se siente amenazada por la resistencia, puede comenzar a utilizar tácticas más agresivas, tales como litigios y cargos falsos a fin de encarcelar a los líderes de la resistencia.

Para desacreditar públicamente a los líderes de la oposición, pueden difundir rumores

falsos o inventar delitos que resulten en juicios penales; por ejemplo, pueden pagar a alguien para que diga que los líderes de la resistencia le han robado o asaltado, o pagar a las niñas para que digan que han sido violadas. Su motivo es la eliminación de los líderes para presionar a la comunidad a aceptar el proyecto minero, e intimidar a los activistas anti-mineros de otros lugares. En los países donde los tribunales no son imparciales, es más fácil criminalizar a la resistencia.

Por otra parte pueden presentar demandas para intimidar a los oponentes locales y obligarles a gastar tiempo y dinero para defenderse.

Contramedidas Los líderes deben tener cuidado para evitar estas trampas. Contrate a un buen abogado desde el principio, y trate de formar alianzas estrechas con las organizaciones internacionales bien conocidas como Amnistía Internacional, Global Witness y Human Rights Watch, para que la compañía sepa que al actuar en su contra, tendrá que hacer frente a estas organizaciones también. Las demandas pueden ser muy agotadoras, por eso asegúrese que usted y sus colegas no den ningún pretexto legal a la compañía para llevarles ante un tribunal.

Denuncie el uso fraudulento del sistema judicial a las organizaciones nacionales e internacionales y a las entidades estatales pertinentes, incluso si han sido cooptadas.

Táctica 11 — Fuerzas de seguridad, paramilitares, golpizas, amenazas de muerte Frente a una oposición significativa, las compañías pueden contratar a empresas de seguridad para que sometan a la resistencia. Esto se hace a menudo con la única finalidad de intimidar, pero a veces el siguiente paso es la paramilitarización o militarización — una

43

etapa muy grave de la lucha que podría llevar a golpizas, tortura, violaciones y homicidios. El gobierno también podría utilizar la policía o el ejército para intimidar a la gente a fin de que acepte el proyecto.

Contramedidas Si se sospecha que esto podría ocurrir, informe sobre la amenaza de antemano. Muchas comunidades y gobiernos rechazarán la presencia de paramilitares o fuerzas de seguridad privada. Verifique si estas empresas de “seguridad” son legítimas. Las organizaciones de derechos humanos tal vez puedan acceder a la información pertinente que no le sea posible conseguir.

Esté preparado para documentar sus actividades y refutar las afirmaciones falsas de la compañía, el gobierno o la policía con fotos, vídeos, grabaciones de audio y otros datos fiables. Denuncie inmediatamente las amenazas a las organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos y a las entidades estatales pertinentes, incluso si han sido cooptadas. Pida que visiten periódicamente a su área para preparar informes que puedan ser utilizados a todos los niveles para denunciar las acciones de la compañía. Trate de conseguir observadores internacionales que vengan a vivir en la comunidad y documentar el comportamiento agresivo y/o ilegal. Si se logra la alta visibilidad en los medios de comunicación locales, nacionales e internacionales, esto ayudará a desanimar en gran medida este tipo de comportamiento.

Si están involucradas las fuerzas del gobierno, trate de obtener copias de los contratos entre éstas y la compañía (tal vez a través de la Defensoría del Pueblo u Ombudsman, un amigo en el Parlamento o Congreso, o en los tribunales). Difúndalas junto con los videos de la acción policial/militar.

Si los líderes claves reciben amenazas de muerte, posiblemente tengan que ser protegidos a toda hora por otros miembros de la comunidad. Se puede buscar medidas de protección de antemano si las amenazas están comprobadas; esto podría obligar al país a poner en práctica estas medidas, y también sacaría a la luz las amenazas y podría ayudar a prevenir los crímenes. Por otra parte, una campaña internacional de cartas ayudaría a proteger a los líderes de la comunidad. (Sin embargo, si las acciones de resistencia son percibidas como violentas, será difícil conseguir este tipo de apoyo.)

Ya se habrá dispuesto que el liderazgo se distribuya entre varias personas (o al menos que dé esa apariencia), para evitar que exista un solo objetivo para el secuestro, la detención, o peor. Tal vez no convenga dar a conocer quiénes son. Y es posible que quiera organizar puestos de observación comunitarios (con cámaras) a toda hora para alertar a toda la comunidad acerca de alguna amenaza inminente.

DOCUMENTE CUIDADOSAMENTE LOS ABUSOS E ILEGALIDADES. Guarde las notas, actas de reuniones, copias de documentos, fotografías — cualquier cosa que se pueda utilizar más tarde en los tribunales para denunciar y/o desacreditar a la compañía, o probar las violaciones de los derechos.

CONSERVE COPIAS de los documentos importantes y/o archivos digitales en un lugar seguro (o en varios lugares seguros).

44

Táctica 12 — La compañía regresa Si son exitosos sus esfuerzos por detener el proyecto, la misma compañía u otra podría volver más tarde e intentarlo otra vez, posiblemente con tácticas diferentes o socios distintos.

Contramedidas

Es de esperar que la próxima vez ya se haya identificado a los aliados claves que deben facilitar el trabajo, incluyendo abogados eficaces, organizaciones de derechos humanos y no gubernamentales, y legisladores amistosos.

Manténgase en alerta para detectar cualquier actividad preliminar que señale una nueva amenaza, y trate de detenerla antes de que cobre impulso. Revise el Internet frecuentemente para obtener información clave, tal como la venta de concesiones o proyectos a otras compañías (los motores de búsqueda del Internet ofrecen varias alertas de noticias mediante palabras claves). Mantenga actualizada su página web, y destaque los riesgos para la inversión. Si recibe la noticia que una compañía está interesada en comprar las concesiones, escriba de inmediato a los inversores y financistas principales, y ponga de relieve los posibles problemas que tendrá la inversión (riesgo de desórdenes civiles, toma de posesión de las instalaciones del proyecto, especies protegidas que serían afectadas, oposición de las comunidades locales y o del gobierno, etc.). Escriba también a la propia compañía.

Anexo B: Apoyo Estatal para la Extracción

A menudo los gobiernos nacionales perciben que la extracción es una ruta fácil al bienestar económico, y promueven y desarrollan activamente la minera y otros proyectos de extracción. Los costos para las comunidades, la salud de la gente y el medio ambiente no entran en ese cálculo. El apoyo estatal podría incluir una amplia gama de actividades: políticas de inversión favorables (incluyendo la debilidad de la protección de las comunidades, los trabajadores y el medio ambiente); subsidios y apoyos económicos; el acoso, la marginación o la penalización de los críticos y activistas; y la propiedad estatal total o parcial o la asociación.

A veces la propiedad estatal (nacionalización) ayuda a identificar la minería como un interés nacional, y hace que el gobierno ignore los intereses de la comunidad. En otros casos, puede ayudar a asegurar que el desarrollo en realidad sirva al interés público y esté sujeto a cierto grado de control público y rendición de cuentas. Las compañías de propiedad estatal pueden tener el mandato de maximizar el empleo, por ejemplo, o de proporcionar servicios públicos e infraestructura.

Qué se debe esperar

A menos que se descubra lo contrario, debe desconfiar tanto de la compañía como del gobierno. En muchos países, ambos tratarán de convencerle que el proyecto es necesario para el bienestar de su región y el país, ambos prometerán muchos beneficios y puestos de trabajo, ambos tratarán de

minimizar los impactos sociales y ambientales del proyecto, y ambos harán casi cualquier cosa para neutralizar la resistencia al proyecto. Sin embargo, las diferencias son grandes: en el caso del gobierno, no lucha solamente contra una corporación, sino contra una entidad de la que supuestamente usted también es parte. El reto es completamente distinto, y se debe utilizar estrategias diferentes.

Hay otros factores que afectan lo que se puede esperar, y el camino que es mejor seguir. Por ejemplo ¿qué compromiso político hay a favor de la extracción? Ya sea realista o no ¿qué tan fuertemente argumenta el gobierno que presupuesto nacional depende de los recursos naturales baratos? ¿Cuáles ramas del gobierno apoyan al desarrollo extractivo, cuáles apoyan a las comunidades y el medio ambiente, y cuáles son sus fortalezas y debilidades? ¿Qué disposiciones existen en los tratados bilaterales de inversión, tratados de libre comercio, u otros convenios que su gobierno ha firmado con los gobiernos extranjeros cuyas compañías están interesadas en su territorio, que dan a estas compañías influencia adicional sobre el gobierno? Estos factores pueden aumentar enormemente la presión sobre un país para que acepte los proyectos extractivos, no importa los costos humanos, culturales, sociales y ambientales.

En general, si vive en un país que padece de algunas o muchas de estas condiciones, se puede esperar algunas de las siguientes situaciones:

45

• La aprobación rápida de los documentos de permiso tales como el EIA, sin importar si la información que contienen es incorrecta o incompleta.

• Las solicitudes de información sobre el proyecto “se pierden”, o deben presentarse de nuevo una y otra vez, o están enmarañadas en la burocracia.

• El aumento repentino en la cantidad de las obras públicas (carreteras, educación, sistemas de agua potable, clínicas) para asegurar el apoyo de la comunidad (o facilitar el proyecto). Éstas pueden ser ejecutadas directamente por las compañías extractivas, o incluso por las ONG.

• La información y la consulta se limitan y se administran de tal manera que la aprobación se garantice.

Dependiendo de la importancia del proyecto para el gobierno y/o el nivel de resistencia, se puede encontrar lo siguiente también:

• Campañas de difamación orquestadas

• Uso de la vigilancia para recopilar información a fin de usarla contra usted

• Detención y encarcelamiento de los líderes claves de manera fraudulenta (terrorismo, sabotaje) con la complicidad del fiscal y los tribunales

• Intentos de colocar a los apoyadores de la minería en los puestos claves del poder político

• Expropiación de las propiedades claves

• Militarización de las zonas extractivas con la consiguiente erosión de las libertades civiles

46

Cuanto menos separación de poderes exista en un país, tanto más peligrosa la situación puede llegar a ser. Las amenazas, abusos, e incluso asesinatos por los mercenarios de la compañía o matones pro-mineros “independientes” no son investigados ni castigados. En los casos extremos, el propio gobierno podría participar en las desapariciones, torturas y ejecuciones extrajudiciales.

Su gobierno puede emplear otras tácticas con la esperanza de neutralizar a la oposición. Tiene la policía y otras fuerzas de seguridad a su disposición, así como el ejército, la inteligencia militar, los ministerios, el servicio de rentas internas, y otras instituciones para aplicar presión cuando sea necesaria. Un ejemplo es la auditoría tributaria agresiva.

Resumiendo, se debe recordar que está luchando contra la misma entidad que hace las leyes, emite permisos, proporciona seguridad, y recauda los impuestos, y que también es responsable de proteger las libertades civiles y derechos colectivos, controlar las actividades industriales y proteger el medio ambiente. En breve, el actor que hace las leyes es el encargado de procesar a los infractores — y bien puede violar sus propias leyes, dejar de hacerlas cumplir, o participar directamente en actividades criminales.

Por otra parte hay un efecto psicológico en los individuos, que pueden sentirse impotentes porque ahora luchan contra el gobierno y todas sus instituciones.

Qué se debe hacer

Sería difícil no tener ganas de rendirse frente a un adversario aparentemente tan gigantesco. No obstante, manténgase fuerte y decidido y no ceda a la sensación de impotencia que le puede invadir. Hay dos cosas que le pueden dar ánimo: (1) todos los adversarios tiene un talón de Aquiles, y (2) la

historia está repleta de ejemplos de David y Goliat en que unos pocos pudieron triunfar sobre fuerzas abrumadoras. El éxito de la lucha contra el Apartheid en Sudáfrica, la lucha de la India por la independencia, y el movimiento de Derechos Civiles en Estados Unidos son algunos ejemplos. Usted y su comunidad pueden aprender y ser inspirados por otras luchas relacionadas con la actividad minera que han tenido éxito. Véase los ejemplos en el Anexo C-11.

Hay acciones que se puede tomar, incluso frente a dificultades tan abrumadoras. Muchas de éstas se describen en el manual, pero algunas jugarán un papel más importante que otras. Recuerde la regla número uno para enfrentar a los intereses poderosos: la lucha no puede ser librada en una sola frente — se deberá tomar varias acciones.

Si un proyecto extractivo con apoyo estatal amenaza a su comunidad, las estrategias dependerán en gran medida de la situación política de su país. Si, por ejemplo, es un país en que las libertades civiles son limitadas, los controles y contrapesos son débiles o inexistentes (no hay separación real de poderes), y hay corrupción desenfrenada e impunidad de los funcionarios públicos, la lucha será más difícil.

Apoyo Nacional: La obtención de apoyo amplio a nivel nacional, especialmente en la capital puede ser la forma más eficaz de contrarrestar el desequilibrio de poder. Esto significa el establecimiento de contactos con diversos grupos, giras de conferencias en las ciudades (sin olvidar las universidades) y visitas a las organizaciones de derechos humanos y ambientales en su país. Trate de establecer una red de voluntarios entusiastas en las capitales provinciales y nacional para ayudar a difundir la noticia, hacer denuncias, y ayudar con los medios sociales.

47

Si el poder legislativo de su país cuenta con una comisión de derechos humanos, puede valer la pena hacer contacto para averiguar su nivel de receptividad para recibir las denuncias de violaciones de derechos humanos y actuar sobre éstas. Si la comisión se compone sobre todo de miembros del partido gobernante, puede ser inútil, y tal vez decida acercarse directamente a un miembro amigo de la comisión. Con el apoyo de una organización de derechos humanos de renombre, se puede elevar su perfil dentro del poder legislativo. Esta táctica se aplica también para otras entidades de derechos humanos, tales como los defensores públicos, quienes posiblemente le puedan ayudar a denunciar los abusos del gobierno. Una vez más, el resultado dependerá en gran medida de su grado de independencia. Siempre tendrá que trabajar arduamente para proporcionar los argumentos y documentos necesarios. Probablemente será indispensable contar con asesoramiento y apoyo legal.

Medios de comunicación: El gobierno utilizará los medios de comunicación estatales y presionará a otros medios para que promuevan la perspectiva pro-industria. Podrían estigmatizar a cualquier persona que se oponga al proyecto como un terrorista o alborotador anti-desarrollo, o incluso como un traidor. En este escenario, será necesario tener cobertura positiva en la prensa. Persuada a los periodistas independientes a cubrir y reportar la verdad. Puede ser necesario establecer un grupo de apoyo en la capital del país o en la capital provincial pertinente para ayudarle a mantenerse en contacto permanente con los medios de comunicación y asegurar que se escuche la historia desde el punto de vista de la comunidad.

¡No hay que subestimar el poder de los medios sociales! Consiga voluntarios y provéeles información (y fotos cuando sea posible) en forma regular.

para Apoyo internacional: Cuando el propio

elevar el perfil de la amenaza ambiental gobierno, directamente o a través de

del proyecto. En ambos casos, las violaciones compañías estatales, viola los derechos

o la degradación deben ser documentadas humanos o causa devastación ambiental, el

por medio de fotos, vídeos y/u otros medios. papel de las organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales de prestigio será especialmente importante. Las organizaciones nacionales con las que trabaja deben tener fuertes vínculos con las organizaciones de derechos humanos internacionales respetadas, tales como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, Global Witness, Survival International, o FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos), etc. Mantenga informadas a las organizaciones sobre las violaciones de derechos humanos que ocurren, y pida que vigilen la situación

Tribunales internacionales: Cuando el propio gobierno viola los derechos humanos, y es imposible conseguir una audiencia imparcial en el país, la mejor ruta podría ser la de agotar el proceso jurídico nacional tan pronto como sea posible, y a continuación llevar el caso a los tribunales internacionales. Analice los pros y contras de esto; puede requerir que se gaste más dinero de lo que disponga. Por otra parte, las resoluciones de los tribunales internacionales de derechos humanos no son vinculantes, por lo que las compañías y gobiernos pueden ignorarlas. en persona si es posible. Del mismo modo, póngase en contacto con las organizaciones internacionales de conservación de renombre (especialmente si las nacionales han sido cooptadas por el gobierno), y pídales ayuda

Estos son sólo sugerencias; las características específicas de cada país determinarán qué estrategias funcionarán mejor en cada caso. Emplee las acciones que piensa que funcionarán mejor.

_____________________________________________________________________________________ Anexo C: Ejemplos

Ejemplos de los Impactos de la Actividad Minera

Papua Occidental, Nueva Guinea: La destrucción causada por la mina de cobre y oro de Grasberg es tan grande que se puede ver desde el espacio.

Filipinas: Los pueblos indígenas fueron expulsados de sus hogares a punta de pistola por guardias contratados por una compañía

minera canadiense. Los residuos mineros tóxicos que se derramaron en el Mogpog inundaron y destruyeron ricas zonas agrícolas a lo largo del río. La deforestación producida por la minería a gran escala ha causado tanta destrucción que varios gobiernos provinciales han prohibido estas actividades encima de ciertas elevaciones. En

48

comercio un área, los residentes indígenas que

en el mercado negro. Los mineros vendieron sus tierras para permitir la

ilegales han incursionado profundamente en actividad minera luego fueron estafados de

las selvas amazónicas, y se estima que 30 a 40 su dinero.

toneladas métricas de mercurio altamente

Guyana: Una mina de oro derramó cuatro millones y medio de metros cúbicos de material contaminado con cianuro al río

tóxico, que se utiliza para extraer las partículas de oro, se vierten al medio ambiente cada año.

Esequibo. Ochenta kilómetros del río fueron

Chile: Las nubes de polvo contaminado con declarados una zona de desastre ambiental.

material tóxico proveniente de una mina de

Rusia: Los gases tóxicos de la planta de

cobre ha obligado la reubicación de toda la ciudad de Chuquicamata. fundición de níquel de Norilsk han contaminado más de 350.000 hectáreas de

Ecuador: En Intag, la compañía minera bosques.

estatal utilizó cientos de policías para

Perú: En La Oroya, la mayoría de los

expulsar a los manifestantes y detener ilegalmente a una de las principales residentes han sido afectados por los gases

activistas. tóxicos de una planta de fundición con plomo, cadmio, arsénico y dióxido de azufre.

Canadá: La rotura de una piscina de relaves El 99% de los niños de la zona tienen niveles

de la mina de cobre de Mount Polley liberó peligrosos de plomo en la sangre (una

muchos millones de metros cúbicos de agua, condición irreversible).

relaves y lodos tóxicos cargados de arsénico,

Perú: La minería artesanal ilegal ha creado

níquel y plomo a los ríos y arroyos, causando la destrucción masiva del medio ambiente. problemas que incluyen desde el crimen organizado hasta la corrupción política y el

Ejemplos de la Resistencia Exitosa

Las siguientes historias de resistencia exitosa utilizan muchas de las tácticas que se describen en esta guía; han sido actualizadas a mediados de 2015.

1. Guatemala: Después de que tres demandas fueran presentadas contra HudBay Minerals, alegando el asesinato y violaciones en grupo perpetrados por el personal de seguridad de la mina, HudBay se vio obligado a vender la mina de Fénix a la cuarta parte del precio de compra. Las demandas siguen.

2. El Salvador: A pesar de la enorme presión de la minería, algunos gobiernos escucharon a su gente. La pequeña nación de El Salvador respondió a la preocupación popular sobre la actividad minera; tres presidentes sucesivos no emitieron ningún permiso de explotación minera, a pesar de los precios altísimos del oro y el argumento de que la extracción de oro impulsaría el crecimiento económico a corto plazo. Esto se aplaudió ampliamente, incluso en las comunidades que podían haber conseguido algunos puestos de trabajo en la actividad minera.

49

La mayoría de los salvadoreños obtienen agua de un solo gran sistema fluvial, y la extracción de oro, invariablemente, contamina los ríos y cuencas cercanas. La oposición a la minería a cielo abierto aumentó después de un “accidente” ambiental que dio lugar al cierre de la mina. Las comunidades locales se educaron a sí mismas acerca de la extracción de oro, incluyendo visitas a las comunidades afectadas en los países vecinos de Honduras y Guatemala. La organización local llevó a la organización a nivel nacional, y ha generado un movimiento nacional que comprende una amplia gama de organizaciones, incluyendo a líderes conservadores de la Iglesia Católica. Ahora piden que se prohíba en forma permanente la actividad minera.

3. Rumanía: La mina de Rosia Montana iba a ser la mayor mina de oro a cielo abierto en Europa. Sin embargo, durante muchos años las organizaciones de agricultores, medio ambiente, universidades y otros grupos se han unido para evitar que el proyecto siga adelante. Un aspecto importante de esta resistencia fue el uso de las redes sociales para movilizar a decenas de miles de opositores de la mina.

4. Perú: En 2005, Manhattan Minerals Corporation anunció planes para construir una enorme mina de oro y cobre a cielo abierto en Tambogrande, Perú. Casi el 50% de la población iba ser desplazada. Sin embargo, los miembros de la comunidad estuvieron decididos a proteger su fuente de agua limpia, sus cosechas de mango, papaya y limón, y su forma de vida. Después de muchas manifestaciones (algunas con diez mil personas), bloqueos de carreteras, y una consulta popular que rechazó las propuestas de la compañía, ésta finalmente retiró su plan.

5. Perú: Una mujer indígena peruana, Máxima Acuña de Chaupe, se negó a permitir que una corporación multinacional

50

convirtiera sus tierras en una mina de oro a cielo abierto.

Cuando la compañía trató de comprar sus tierras en 2011, se negó, decidida a proteger el medio ambiente y el hogar de su familia. “Puedo ser pobre. Puede que sea analfabeta, pero sé que nuestros lagos de la montaña son nuestro verdadero tesoro”, dijo a los reporteros. “¿Esperan que nos sentemos tranquilamente y dejemos que envenenen nuestras tierras y agua?”

Ella y su familia han enfrentado a varios intentos de desalojo violentos por parte de la compañía, con el apoyo de la policía y soldados peruanos — en un caso una golpiza dejó a Acuña de Chaupe y su hija inconscientes y puso a su hijo en el hospital. Esto provocó la indignación y el apoyo de las organizaciones regionales e internacionales.

Cuando Acuña de Chaupe se negó a ceder, Yanacocha la enjuició a ella y a su familia alegando que ocupaban ilegalmente sus propias tierras. Un juez sentenció a cuatro miembros de su familia a dos años y ocho meses de condena suspendida por no desocupar la tierra, y ordenó que la familia pagara cerca de US$2.000 en multas. Sin embargo, al final, un fallo del tribunal de apelaciones desechó todas estas sentencias. El fallo es una victoria importante en un caso que se ha convertido en un punto de encuentro para la resistencia local contra el saqueo multinacional.

La mina (Conga, una extensión de Yanacocha, en su mayoría de propiedad de Newmont Mining) es ampliamente rechazada por los campesinos, trabajadores y pueblos indígenas de la región, que la han protestado con marchas masivas y huelgas generales.

6. EE.UU.: El estado de Wisconsin retó a la industria minera a dar un ejemplo de una mina de sulfuros metálicos que hubiera sido operada y cerrada en forma segura sin

contaminar el medio ambiente. La industria minera no pudo ofrecer un solo ejemplo. Los reguladores estatales también buscaron ejemplos y no pudieron encontrar ninguna operación exitosa de sulfuros metálicos, lo que confirmó la historia ambiental fracasada de la industria.

Como resultado, en 1997 la Legislatura Estatal de Wisconsin aprobó la Ley de Moratoria Minera, que limita la actividad minera a los casos en que se pueda comprobar mediante el ejemplo de una mina en operación, que la mina propuesta no contaminaría el agua, ya sea durante la operación o hasta 10 años después del cierre de la misma. En efecto, esto puso fin a la actividad minera en Wisconsin.

7. India: La aldea de Nimmalapadu en Andhra Pradesh se encuentra en una zona agrícola tribal mayormente con tierras fértiles. La compañía india Birla Periclase recibió un contrato de arrendamiento de 120 acres en Nimmalapadu en 1987 para extraer calcita, y el gobierno estatal adquirió terreno para construir una nueva carretera al sitio del proyecto. Los adivasis tribales temían los múltiples impactos negativos de las operaciones mineras: ambientales (fauna, deforestación), económicos (contaminación del suelo, pérdida de medios de vida, contaminación del agua) y sociales (desplazamiento forzado, pérdida de tierras, agitación social), y se movilizaron con el objeto de detener la actividad minera. Realizaron protestas en las calles, bloquearon la construcción de la nueva carretera y emprendieron acciones judiciales. Después de una lucha de 10 años, el tribunal decidió que el estado no tenía ningún derecho constitucional para otorgar contratos de arrendamiento en la zona, y que sólo las sociedades cooperativas dirigidas conjuntamente por las tribus podrían explotar tales áreas. El proyecto fue cancelado.

51

8. India: En la provincia de Odisha en 2003, Vedanta Resources (Reino Unido) firmó un acuerdo con el gobierno provincial para la construcción de una refinería de alúmina y una central térmica de carbón en el distrito de Kalahandi. El Ministerio de Medio Ambiente y Bosques dio la autorización ambiental a la compañía sobre la base de una afirmación de parte de la compañía de que no afectaría a las tierras forestales. El proyecto necesitaba 3 millones de toneladas de bauxita al año, que se obtendría en las colinas cercanas de Niyamgiri

La oposición se movilizó e incluyó grupos indígenas o comunidades tradicionales, organizaciones de justicia ambiental locales e internacionales, comunidades afectadas y grupos racial o étnicamente discriminados. Las protestas consistieron en acción colectiva, acción judicial, campañas públicas, participación de las organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, activismo basado en los medios de comunicación, bloqueos, consultas populares, y un llamamiento a la religión (la montaña de Niyamgiri es sagrada para la tribu indígena local). Esto resultó en ataques violentos a los manifestantes.

El litigio que duró diez años. Hubo manifestaciones en la reunión de accionistas de Vedanta en Londres. Por último, en 2013, el Tribunal Supremo de la India aplicó la Ley de Derechos Forestales por primera vez, e indicó que las comunidades locales tenían que decidir si el proyecto debía seguir adelante o no. Las aldeas rechazaron el proyecto casi por unanimidad. El argumento de lo sagrado fue decisivo al final. De este modo se estableció un precedente para el primer referendo ambiental que decidió un proyecto minero en la India

Si bien la refinería en Lanjigarh ha sido construida, depende de bauxita traída por tren y camión desde muy lejos, lo que impide el funcionamiento completo. Vedanta ha

perdido $ 10 mil millones de dólares en la mina.

9. Turquía: Situada en el distrito de Turgutlu, la mina de níquel CalDAG se sitúa sobre la mayor reserva de níquel de Turquía. Sin embargo, el área es valorizada aún más por su suelo fértil y agricultura próspera.

En 2007, una compañía europea llegó para iniciar la actividad minera; el distrito se organizó y comenzó su lucha para cerrar la mina. La mina amenazó con hacer mucho daño a los bosques, los recursos hídricos, el aire limpio, y las ricas tierras agrícolas, así como la salud humana y animal. El proceso de lixiviación ácida al aire libre que se había previsto afectaría no sólo a Turgutlu sino también a los distritos y provincias circundantes.

“Cuando la piscina piloto se desbordó, nuestros pollos y gansos murieron”, dijo un ama de casa de la zona.” La compañía pagó precios altos por las tierras, pero ahora los aldeanos lamentan haberlas vendido. No les dijeron la verdad”.

El problema se convirtió rápidamente en un conflicto regional y luego nacional. La lucha obtuvo el apoyo de la Fundación Turca para la Lucha Contra la Erosión del Suelo, la Reforestación y la Protección de los Hábitats Naturales (TEMA) que llevó la lucha hasta el nivel nacional e internacional.

La lucha incluyó a agricultores, organizaciones locales de justicia ambiental, gobierno local, profesionales, grupos religiosos y organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales. Las tácticas incluyeron el activismo basado en los medios, las peticiones, las protestas callejeras, el activismo judicial y las campañas públicas.

Por último, la compañía abandonó el esfuerzo. En 2012 el proyecto se detuvo para

52

siempre en forma oficial y el conflicto se terminó. La lucha continúa para impedir la extracción de níquel en toda la región.

10. Ecuador: Dos veces, los activistas de la comunidad obligaron a las compañías transnacionales a abandonar sus planes para crear una mina de cobre a cielo abierto en la región de Intag. DECOIN, una ONG ambiental local, fue la principal organización que confrontó la amenaza.

La compañía utilizó paramilitares, pero los activistas filmaron y fotografiaron el encuentro violento — un gran error de parte de la compañía. Las fotos y los videos se difundieron y se utilizaron ampliamente en algunos documentales.

El gobierno local aprobó una ley declarando que el cantón es “ecológico” y prohibiendo en la zona la mayoría de las operaciones extractivas.

Se crearon alternativas económicas para la actividad minera, incluyendo una asociación de café de sombra, iniciativas de turismo ecológico (incluyendo una en el sitio de la mina), grupos artesanales de fibras naturales, jabón y champú hechos a mano, productos de marfil vegetal (tagua), producción de mermelada, organizaciones de agricultura sostenible, piscicultura, y un proyecto hidroeléctrico de tamaño mediano controlado por las comunidades.

DECOIN ayudó a presentar cinco impugnaciones judiciales. No tuvieron éxito judicialmente, pero ayudaron a mostrar al mundo que se había intentado todos los medios legales para detener el proyecto, y pusieron en alerta a posibles inversores. DECOIN viajó a Canadá para denunciar las acciones de la compañía ante el Parlamento Canadiense, y dio entrevistas en la radio y los periódicos. Un grupo de agricultores demandó a la bolsa de valores de la compañía en Canadá por las violaciones a

derechos humanos que había financiado. Esto hizo que la compañía fuera expulsada de la bolsa de valores. Después de años de acciones judiciales y denuncias internacionales, las acciones de la compañía perdieron el 98% de su valor, y la compañía finalmente fue obligada a entrar en bancarrota.

Una clave para el éxito en Intag fue las fuertes organizaciones comunitarias y el apoyo que se recibió de los gobiernos locales. DECOIN dijo “Tuvimos que llevar la lucha más allá del ámbito local. Trabajamos simultáneamente a nivel local, regional, nacional e internacional. Esto incluyó la educación de la población y gobierno local, con la participación aliados locales, regionales y nacionales, el apoyo para la creación de actividades económicas alternativas, la entrega de información en forma continua al resto del país y al mundo acerca de la situación, la presentación de impugnaciones legales contra el proyecto, y la compra de tierras dentro y cerca de la concesión para entregarlas a las comunidades. Actualmente, la región está de nuevo bajo la amenaza de un tercer intento de minar.

11. Panamá: Para apoyar la actividad minera, el gobierno promulgó la Ley 30 en 2008, que limita el derecho de los trabajadores a la huelga, concede inmunidad a los agentes de policía que violan los derechos humanos de los manifestantes, y elimina el requisito del EIA. En respuesta, los manifestantes locales y sus aliados organizaron manifestaciones. El gobierno aceptó derogar la Ley 30 y prohibir la actividad minera y la construcción de represas hidroeléctrica en el territorio indígena.

Pero más tarde el gobierno dio marcha atrás, revocó la prohibición y aprobó una nueva ley que permite que las compañías realicen grandes proyectos mineros sin consultar con

53

los habitantes indígenas. En respuesta, miles de indígenas Ngöbe-Buglé bajaron de las montañas para bloquear y paralizar la carretera Panamericana y exigir nueva legislación.

La policía respondió con violencia; dos personas murieron y decenas resultaron heridas. El gobierno cortó el servicio de telefonía celular para que los manifestantes no pudieran comunicarse. Esto provocó una protesta generalizada de los grupos de la sociedad civil y otras naciones indígenas de todo Panamá, con marchas, vigilias y bloqueo de 15 carreteras. Los manifestantes quemaron las dependencias policiales. En la capital, se cerraron las universidades y los estudiantes y sindicatos se unieron a los manifestantes indígenas y marcharon casi todos los días a la residencia del presidente de Panamá. Se organizó una campaña internacional de cartas para apoyar a los Ngöbe.

Después de meses de protestas, el gobierno se vio obligado a negociar con los indígenas, con la mediación de la Iglesia Católica y Naciones Unidas. Los Ngöbe redactaron su propia propuesta y la revisaron línea por línea con los legisladores. El Parlamento aprobó esa ley, pero eliminó algunas disposiciones importantes. Los Ngöbe se negaron a transigir y hubo más protestas, de nuevo se bloqueó la carretera Panamericana, y se provocó un gran impacto económico. Por último, los legisladores restauraron las disposiciones y se terminó el conflicto. La nueva ley asegura que la actividad minera esté prohibida en la región y que las represas puedan ser construidas sólo después de la aprobación de los indígenas y en colaboración con ellos: una gran victoria.

12. España: Una mina de oro a cielo abierto se propuso para Galicia, en el noroeste de España, junto al río Allóns, designado por la UE como “Lugar de Importancia Comunitaria”. En 2012, el EIA de la compañía fue aprobado por el gobierno regional

conservador, que restó importancia a sus costos ambientales y sociales. La compañía afirmó falsamente que el proyecto había tenido una muy buena acogida por parte de la población local. Trató de dividir a la comunidad con ofertas de trabajo, patrocinio de equipos de fútbol locales, y contribuciones a las fiestas anuales.

La gente se movilizó contra del proyecto. Se dieron cuenta que la compañía les iba a explotar, tomar el oro, y dejarles con el medio ambiente destruido y un futuro tóxico. Los manifestantes obtuvieron una fuerte presencia en los medios de comunicación regionales y nacionales. Desarrollaron una amplia gama de tácticas: escribieron cartas oficiales de queja; llevaron el caso ante el Defensor del Pueblo y el Parlamento Europeo (las leyes europeas desalientan el uso de cianuro para extracción minera); reunieron a 230.000 firmas en contra de la mina; organizaron manifestaciones masivas en las principales ciudades; emplearon las herramientas de campaña internacionales tales como change.org para hacer un clip de video viral en YouTube contra la minería en Galicia; publicaron un libro de poemas de protesta; organizaron un concurso de arte de la calle; obras de teatro; y un festival de música. Más de 200 expertos y miembros del gobierno regional se pronunciaron y firmaron peticiones contra el proyecto.

El valor de las acciones de la compañía cayó más del 90%. Por último, el gobierno regional cambió su posición y anunció que la licencia para el proyecto iba a ser revocada. Afirmaron que el proyecto minero carecía de los requisitos económicos y técnicos necesarios, pero, de hecho, había sido la movilización contra el proyecto.

Los grupos de justicia ambiental celebran esta victoria, pero están conscientes que puede ser sólo temporal, y se mantienen listos para volver a activar la lucha si es necesario.

54

13. Argentina: En la Patagonia, la ciudad de Esquel detuvo una mina de oro a cielo abierto planificada sólo 7 kilómetros aguas arriba de la ciudad.

En 2002, la ciudad no tenía ninguna experiencia previa con la actividad minera en grande. Eso cambió pronto. No satisfechos con las garantías de la compañía en cuanto al cianuro, algunos residentes hicieron su propia investigación de los peligros, y presentaron sus hallazgos públicamente. La compañía minera trató de restar importancia a los impactos ambientales de la propuesta con una Evaluación de Impacto Ambiental deficiente. Sin embargo, un análisis independiente del EIA reveló sus insuficiencias, e indicó que no se había tomado en cuenta las consecuencias a largo plazo. Se formó un grupo de oposición que comenzó a organizar manifestaciones, atrayendo a grandes multitudes. La compañía organizó una contramanifestación a favor de la mina, pero hubo escasa asistencia.

La resistencia incluyó a comunidades tradicionales, a grupos de justicia ambiental locales e internacionales, al gobierno local y a científicos/profesionales locales. Los ciudadanos fueron perseguidos, amenazados y despidos de sus empleos por oponerse al proyecto. Les llamaron “ingenuos” y “contrarios al progreso.”

Los grafitis anti-mineros comenzaron a aparecer en la ciudad. El alcalde autorizó una consulta popular que proponía una moratoria de 3 años para el proyecto. La moratoria fue aprobada casi por unanimidad, y la compañía se vio obligada a suspender sus operaciones ahí. El gobierno provincial luego aprobó la Ley 5001, que prohíbe la minería en la provincia. La experiencia de Esquel tuvo un impacto negativo dramático en el balance de la compañía.

En una celebración, se escuchó esto: “¿Qué es el día de hoy? ¿No es un día de dignidad? ¿No es un día para recordar, cuando una comunidad con una mayoría de desempleados dijera no al falso soborno del empleo y la riqueza? ¡Existe la dignidad y es un derecho humano!”

La amenaza sigue, y los residentes saben que no pueden bajar su resistencia. El aniversario de diez años se caracterizó por charlas, presentaciones, carteles, pancartas, música y una gran marcha, reafirmando la oposición a la minería.

Esta comunidad es un modelo para otras que enfrentan a agresiones similares. Otras provincias de Argentina ahora han limitado o prohibido la minería a gran escala, y tres comunidades realizaron consultas similares para oponerse a la minera. Sin embargo, esta estrategia depende de la voluntad política de los representantes del gobierno y posiblemente dure sólo hasta las próximas elecciones. Es otra razón para apoyar la elección de personas de confianza y seguir organizándose.

14. Costa Rica: Aunque este pequeño país enfrentaba a deudas crecientes y la pobreza persistente, defendió exitosamente al medio ambiente contra una industria minera de metales valorada en miles de millones de dólares. En 2002, el Presidente Pacheco canceló varios contratos mineros y decretó la prohibición de nuevas minas a cielo abierto.

Sin embargo, Óscar Arias, el sucesor de Pacheco en la presidencia, revocó la prohibición y permitió que Infinito Gold, el filial local de una compañía canadiense, construyera una mina de oro a cielo abierto en Las Crucitas. Las Crucitas es uno de los últimos hábitats de la lapa verde, un loro en grave peligro de extinción, y el almendro amarillo, también en peligro de extinción, que proporciona sus sitios de anidación.

55

Infinito obtuvo los permisos rápidamente, y comenzó a talar los árboles de almendro amarillo. De inmediato, la Unión Norte por la Vida, un grupo ambiental de gran alcance, presentó un recurso judicial y el Tribunal Constitucional emitió una orden judicial contra la compañía por la violación de las leyes ambientales. El recurso citaba las leyes nacionales que protegen la lapa verde y los almendros, así como la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

La sucesora de Arias, Laura Chinchilla, continuó la promoción del proyecto Las Crucitas. “La pobreza es elevada en la zona”, dijo, “y los 200 puestos de trabajo, la formación profesional, el apoyo a la educación y la infraestructura que ofrece Infinito son atractivos.” En otra ocasión, pidió que los partidarios del proyecto “hablaran contra los grupos radicales que quieren proteger el medio ambiente”.

Una amplia coalición de centros de investigación, expertos de las universidades, líderes de partidos políticos y representantes de las comunidades afectadas solicitó enérgicamente que se anulara el proyecto y se restableciera la prohibición a través de la legislación. Más del 80 por ciento de la población estuvo a su lado.

En noviembre de 2010, Infinito sufrió su primera derrota cuando un tribunal de apelaciones de Costa Rica anuló el proyecto minero Las Crucitas, afirmando que había comprometido el ecosistema, violado las leyes de Costa Rica y que había contado con la complicidad de los funcionarios públicos. La legislatura aprobó una ley que prohíbe todos los nuevos proyectos de minería de metales a cielo abierto.

Infinito luego presentó tres recursos ante el Tribunal Supremo, y todos fueron rechazados. La compañía también demandó a

dos profesores por difamar a la compañía en una película documental y por enseñar sobre la minería a cielo abierto. Infinito pedía $1 millón en compensación y esto se negó en 2012. En su lugar, se les ordenó pagar $219.000 en costos legales a los dos profesores.

Siempre desafiante, Infinito anunció que iba a llevar el caso al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones del Banco Mundial (CIADI), alegando que el gobierno de Costa Rica había violado el Tratado Bilateral de Inversiones entre Costa Rica y Canadá, y que esto le había costado $1 mil millones en beneficios perdidos. Sin embargo, debido a los requisitos de procedimiento, no parece probable que el CIADI sea una opción.

La lucha de los costarricenses obtuvo apoyo en el país de origen de Infinito. Una petición canadiense reunió más de 300.000 firmas

56

pidiendo que Infinito retirara la demanda. En una carta al presidente de la compañía, ocho grupos ambientalistas de alto perfil en Canadá pidieron que Infinito dejara la amenaza de arbitraje internacional, se adhiriera a las decisiones de la Corte Suprema de Costa Rica, y “respetara la voluntad de la gran mayoría de costarricenses”.

Infinito finalmente abandonó su intento de demandar al gobierno de Costa Rica. Todos los funcionarios y directores de la compañía renunciaron, y nadie ofreció ningún nuevo préstamo para ayudar la compañía a superar sus dificultades. En 2015, Costa Rica pedía $10 millones de Infinito en daños ambientales.

¿Qué es lo que permitió que Costa Rica aprobara esta prohibición? Junto con las organizaciones ambientales, la presión del público fue lo más importante.

Fotos

1. Mina de cobre a cielo abierto en el Perú. Las líneas de puntos en la distancia son enormes filas de camiones. El vehículo blanco en el primer

plano es una camioneta. Ésta es sólo una pequeña fracción de la superficie utilizada para la operación.

2. Tira la minería utilizando explosivos, otra fuente de contaminación. Millones de kilogramos de explosivos cada año se utilizan a veces. (Foto: Alabama, EE.UU)

3. Fundición de Cobre en Indonesia. Los fundidores suelte venenos mortales en el aire, el suelo y el agua.

6. El lodo tóxico de una represa colapsada destruyó una aldea y mató a muchos residentes (Mariana, Brasil)

sddd

4. Esto fue una vez un exuberante bosque tropical. Fue envenenado por

desechos minero.

5. Peces muertos debido al agua contaminada. (foto: China Environmental News).

7. La policía ataca a la resistencia minera en Intag, Ecuador (foto: Carlos Zorrilla)

8. Pueblos indígenas que resisten las operaciones mineras en el Amazonas, Perú (fuente desconocida).

c

9. Resistiendo a la minería en Chiapas, México.

10. Resistiendo a la minería en Colombia.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store